Tutorial para instalar y desinstalar Print Friendly en vuestro blog


El otro día, en este post, ya os di unas pinceladas sobre cómo instalar el Print Friendly en vuestro blog, aunque dejé pendiente un tutorial detallado. Así que... ¡aquí va el tutorial!

¿QUÉ ES PRINT FRIENDLY? ¿PARA QUÉ SIRVE?


Para lo que a nosotros, como bloggers, nos interesa, Print Friendly es una aplicación que va a permitir a nuestros lectores imprimir o sacar una versión en PDF de cada uno de nuestros posts. El lector podrá elegir qué parte de la entrada quiere: toda, sólo una parte, con o sin imágenes...

La gran ventaja que tiene para nosotros es que lo instalamos una vez y ya aparece automáticamente al final de cada uno de nuestros posts (en el pie de la entrada), con lo que ya nos podemos despreocupar del tema. 

Su instalación y desinstalación son tremendamente sencillas e intuitivas. Aún así, os voy a hacer un paso a paso, con capturas de pantalla, para que no queden dudas.

DIY: etiquetas para tarros de cocina (¡con imprimible gratis!)


Hoy os traigo unas etiquetas imprimibles, para que las podáis poner en vuestros tarros de cocina (tanto el los comprados como en los reciclados). ¿Verdad que quedan chulis?

Con estas etiquetas podéis tener vuestra cocina un poquito más organizada y más bonita. Porque no es igual tener el armario lleno de paquetes cerrados con pinzas de la ropa, que con cada cosa metida en su tarro de cristal. Y no tenemos que gastarnos una fortuna en tarros: la mayoría de los que yo tengo son reciclados (de mermeladas, conservas,...). Sólo hay que lavarlos bien y pueden tener una nueva vida la mar de digna.

Os pongo una foto de detalle:



Os he preparado un .pdf en formato A4, con 20 etiquetas. Sólo tenéis que imprimirlas, recortarlas y hacer un agujerito (con un punzón o la punta de unas tijeras) en la marca, para pasar la cuerda.

Para atarlas a los tarros, he usado un cordel fino de color natural, comprado en la ferretería.

Las etiquetas las he escrito a mano, con un rotulador para CDs. La fecha de caducidad de cada producto la podéis escribir por detrás, con lápiz o un bolígrafo que no traspase.




Pues nada, espero que os haya gustado la idea. Como veis, teniendo las etiquetas, el resto es muy fácil y se hace en un momento. Y como las etiquetas las pongo yo... en pocos minutos podéis darle un nuevo aire a vuestra despensa. Ya me contaréis...

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Estoy enlazando esta entrada a la fiesta de enlaces de Personalización de Blogs.

Rosquillas de anís



Hoy os traigo esta receta de rosquillas de anís. Éste es uno de esos postres tradicionales que nos teletransportan a nuestra niñez, por lo menos a mí. Recuerdo a mi madre haciendo estas rosquillas de toda la vida.

El otro día me acordé de que hacía años que no las preparaba, así que me puse manos a la obra. Y, como conseguí hacerles unas fotos antes de que volaran todas, he querido compartirlas con vosotros. 



INGREDIENTES

 

Con estas cantidades, salen unas 20 rosquillas.
  • 150 gr de harina
  • 25 gr de azúcar (y algo más para espolvorear)
  • 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 copita de anís
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal
  • Aceite para freír (yo he usado de girasol)

 

PREPARACIÓN


Ponemos los ingredientes en un bol, mezclamos bien y amasamos, hasta conseguir una pasta homogénea.

Sobre la encimera enharinada, estiramos la pasta con un rodillo. Después la cortamos en tiras y damos forma a las rosquillas. Yo creo que ésta es la parte más "difícil", ya que esta masa es bastante pegajosa y tendremos que espolvorear más harina. Cuando formemos nuestras rosquillas, las iremos dejando sobre la misma encimera enharinada, para que no se nos peguen.

Si una masa nos resulta demasiado pegajosa, siempre es mejor enharinar la superficie de trabajo y nuestras propias manos para trabajarla, antes que añadir más harina a la mezcla, porque luego la masa nos quedaría muy dura.




Las freímos en el aceite hasta que se doren. Hemos de tener cuidado con la temperatura del aceite, para que no nos queden demasiado oscuras. Yo empiezo friendo a fuego fuerte y voy bajando poco a poco el fuego, a medida que el aceite se calienta. La última tanda acabo haciéndola a fuego medio.

Cuando vayan saliendo de la sartén, las dejamos sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.

Cuando estén frías, las espolvoreamos con más azúcar y... ¡listas!



Como podéis ver, la dificultad de esta receta es mínima... ¡y están muy ricas! Así que espero que os gusten tanto como a nosotros.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Salsa de queso azul o roquefort



Hoy os traigo esta rica salsa de queso azul, muy fácil de hacer, que resulta ideal para acompañar carnes y patatas (fritas, al horno, asadas al microondas,...). También se me ocurre que, si ponemos un par de cucharadas de esta salsa sobre unos macarrones rehogaditos, tienen que estar buenísimos.

Pero no sólo nos va a servir para acompañar platos calientes, sino que también la podemos usar para aliñar ensaladas.

En fin, como veis es una salsa tremendamente versátil. Eso sí, os tiene que gustar el queso, claro, porque el sabor es intenso.

Por cierto, si os gusta el queso, os encantarán estas galletas saladas de queso azul y nueces. ¡Tenéis que probarlas! Y si os gusta el queso menos intenso, estas galletas saladas de queso y bacon son ideales para vosotros.

Yo hoy he hecho la salsa con queso azul, pero si queremos salsa de roquefort la haremos exactamente igual, sólo que sustituyendo el queso azul por la misma cantidad de roquefort.




INGREDIENTES

  • 100 gr de queso azul (o roquefort)
  • 250 ml de leche
  • 1 cucharada de postre de harina
  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • Nuez moscada
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN

Ponemos en un cazo la mantequilla y la harina. Dejamos que la mantequilla se derrita y se tueste un poquito la harina, removiendo para mezclarlas bien y que no se formen grumos.

Añadimos la leche y el queso (a trozos). Salpimentamos y añadimos una pizca de nuez moscada. Removemos bien, a fuego medio, hasta que esté todo bien mezclado (el queso se deshará completamente). Una vez esté todo integrado, dejamos que llegue al punto de ebullición (removiendo, para que no se pegue) y retiramos del fuego.

Y... ¡listo!

Dejamos enfriar a temperatura ambiente y después lo guardamos en la nevera.

Serviremos esta salsa a temperatura ambiente para acompañar platos calientes (carnes, patatas, etc.) y fría de la nevera si la vamos a echar en una ensalada.

Pues ya habéis visto lo fácil que es esta salsita... ¡sólo os queda probarla! Y espero que os guste tanto como a nosotros.

Si os gusta esta receta, recordad que podéis compartirla muy fácilmente en vuestras redes sociales favoritas, con los botoncitos que hay aquí debajo.

Besitos y... ¡hasta la semana que viene!


Natillas caseras (y botón de Imprimir con Print Friendly)



El otro día hice merengue (que se hace sólo con la clara del huevo), así que me sobraron varias yemas. Ya sabéis que no me gusta nada tirar comida, y más si está en buen estado. Por eso hice estas natillas caseras. Son muy fáciles y están muy ricas... y, por supuesto, son mucho más sanas que las industriales.

Quería comentaros también que he incluido la funcionalidad de Print Friendly (que me ha parecido una opción limpia y sencilla para mí, y más versátil para vosotros, a la hora de imprimir las recetas y demás cositas de mi blog). Así que al pie de cada post, tenéis la opción de sacar por impresora o guardar en formato .pdf  la parte del post que queráis (completo, sólo una parte, con o sin fotos... ¡vosotros elegís!). 

Hay quien afirma que Print Frienly es un lío... Por supuesto, contra gustos no hay nada escrito. Pero os animo a que probéis Print Friendly. Yo lo instalé en menos de 10 minutos y ya no tengo que hacer nada más, porque aparece automáticamente en todas mis entradas (nuevas y antiguas).

Para poder instalarlo en vuestros blogs, sólo tenéis que entrar en http://www.printfriendly.com/, pinchar en GET YOUR BUTTON (consigue tu botón) y seguir las instrucciones que te marca. El código HTML que se genera, lo copiamos en un gadget de HTML de nuestro blog, en la opción Diseño, y... ¡listo! Ya te sale el botón de imprimir en todas tus entradas.

Como veis, se hace en un momento y yo no le he encontrado ninguna dificultad... Además, creo que, estéticamente, queda mejor en el blog. De todas formas, os dejo un TUTORIAL DETALLADO para instalar y desinstalar Print Friendly en este post.

Pero bueno, ¡volvamos con nuestras natillas!





INGREDIENTES

Con estas cantidades de ingredientes tendremos para 3 personas.
  • 5 yemas de huevo
  • 4 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 cucharada sopera de azúcar vainillado
  • 1 cucharada sopera de maizena
  • 1/2 litro de leche
  • 1 rama de canela
  • La piel de un limón
  • Canela en polvo

PREPARACIÓN


Ponemos en un cazo la leche con la rama de canela y la piel del limón. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego. Dejamos enfriar (sin sacar de la leche la canela y el limón, para que coja bien el sabor).

Es MUY IMPORTANTE que la leche no esté caliente cuando la mezclemos con las yemas, porque haría que se cuajaran y no quedaría bien.

Cuando se haya enfriado la leche, ponemos en otro cazo las yemas con los dos tipos de azúcar y la maizena. Mezclamos bien con un batidor manual de varillas.

Retiramos el limón y la canela de la leche y la vertemos poco a poco sobre la mezcla de las yemas, sin dejar de remover. Mezclamos muy bien.

Ponemos el cazo con la mezcla de yemas y leche al fuego, removiendo constantemente, para que no se pegue al fondo. Cuando hierva, retiramos del fuego. Notaremos que se espesa casi de inmediato.

Vertemos las natillas en los moldes que deseemos y dejamos enfriar. Cuando ya no estén calientes, las metemos en el frigorífico.

Servir bien frías, con canela en polvo por encima. 

Pues ya veis lo fácil que es. En realidad, tienen muy poco trabajo, sólo hay que esperar lo suficiente como para que se enfríe la leche.

Espero que os hayan gustado la receta y el mini-tutorial de Print Friendly... ¡Hoy dos por uno!

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

¡Más premios!

Hace ya unos días que tenía pendiente esta entrada, para agradecer los premios que me han ido llegando. ¡Y hoy es el día!

Ante todo, muchísimas gracias por acordaros de mi blog para estas cosas, sabéis que me hacen muchísima ilusión, y que intento escribir estas entradas especiales con todo el cariño del mundo.




Para empezar, los blogs Cocinando con Estela y Pilar, y Las cosas de Nines nos han otorgado un Premio Liebster cada uno. ¡Gracias, gracias, gracias! Si no conocéis estos fantásticos blogs, os recomiendo que les hagáis una visita, porque tienen unas cosas fantásticas.

Cocinando con Estela y Pilar, además, nos manda estas preguntitas con el premio, que paso a contestar a continuación.
  1. ¿Cuál es la comida que más te gusta? Ufff... Depende del día... Pero no le digo que no a unas chuletitas de cordero a la brasa.
  2. ¿Qué ingrediente es el que nunca usas? Acelgas...
  3. ¿Primavera o verano? Verano.
  4. ¿Fruta preferida? Las picotas.
  5. ¿Te gustan los animales? Sí, tenemos una perrita. Algún día os la presentaré.
  6. ¿La flor que más te gusta? Las rosas.
  7. ¿Tienes tatuajes? Sí.
  8. ¿Te gusta leer? Mucho... soy filóloga.
  9. ¿Utilizas vino para guisar? Sí, es un ingrediente habitual en mi cocina. Normalmente, vino blanco.
  10. ¿De qué signo eres? Aries.
Y en esta ocasión, yo voy a otorgar el Premio Liebster a los siguientes blogs, con las mismas preguntas:



Y el otro día, Pinkiss me sorprendió ¡con este mogollón de premios! (me ha encantado lo de "mogollón", jejeje...) ¡Cinco de golpe! Ufff... Por cierto, el blog de Pinkiss ya sabéis que me encanta, porque ya os lo he dicho en alguna ocasión... totalmente recomendable.

Estos premios vienen con las siguientes preguntas:
  1. ¿Cuál es tu relleno preferido? Ganaché de chocolate blanco.
  2. ¿Crema o chocolate? Chocolate, sin duda.
  3. Si pudieras elegir, ¿en qué pastelería del mundo mundial te gustaria quedarte encerrada toda la noche? Coincido con Pinkiss: Peggy Porschen Bakery.
  4. ¿ Kit Kat o Toblerone? Toblerone.
  5. ¿Cuál es el rincón favorito de tu casa y por qué? El sofá... ¡se pueden hacer taaaantas cosas allí! Ver una peli, leer, estar con el ordenador, dormir una siesta, comer, charlar,...
  6. ¿Qué película no te cansas de ver? "Lo que el viento se llevó".
  7. Obra de teatro favorita: "La Celestina"
  8. ¿Picnic en el campo o en la playa? Uffff... Prefiero una mesa con sillas... 
  9. ¿Café o té? Café.
  10. Cuéntanos qué receta haces mejor. ¡Qué pregunta más difícil! Depende de a quién le preguntes... Mi hijo de dos años te diría que la pasta o el puré de patatas...
  11. A donde viajarías si pudieras ir a cualquier sitio. Me encantaría hacerme la Ruta 66 (USA).
Y los blogs a los que les concedo este mogollón de premios (con sus preguntitas correspondientes) son:
Mi más sincera enhorabuena a los diez blogs a los que he mandado premios esta vez. Por supuesto, me he encontrado con el mismo problema de siempre: cuando hay que seleccionar una serie de blogs, siempre se te queda alguien fuera. Por eso no me gustaría que nadie se molestara, porque yo intento leeros siempre y sabéis que de vez en cuando os voy dejando comentarios. Y, al final, eso es lo que importa, creo yo, el día a día.

Como siempre, estos premios vienen con sus reglas particulares: las preguntas y la responsabilidad de otorgarlos, a otros 11 blogs cada uno (aunque yo, por falta de tiempo, he elegido cinco blogs para cada premio). También hay que nombrar al blog que te ha concedido el premio y comunicárselo a los blogs a los que se lo concedes tú.

Bueno, no me alargo más, que tengo cositas que hacer.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!


DIY: cuaderno de notas para poner junto al teléfono


En el post de hoy os voy a enseñar cómo hacer este práctico cuaderno de notas para poner junto al teléfono. Se hace en un pis-pás (¿10 minutos?), pero resulta de lo más útil.

Yo siempre he intentado tener un cuadernito junto al teléfono, por si tengo que anotar algo mientras hago una llamada, o para decirle a mi marido que le han llamado, etc. Pero el cuaderno SIEMPRE se acaba perdiendo. Y, si no se pierde el cuaderno, no aparece el bolígrafo. ¿Os suena la historia? 

Antes era todo más fácil. El teléfono estaba siempre en el mismo sitio, así que era sencillo tener localizable un cuaderno y un boli junto a él. Pero con los teléfonos inalámbricos ya es otra historia... Si el teléfono te lo permite, tú, indefectiblemente, vas a empezar a pasearte mientras hablas, con lo que (si tenías cuaderno y boli) los irás esparciendo por los lugares más insospechados. Y, cuando los necesites... ¡no los encontrarás!.

Pero esto se soluciona con el "invento" que os traigo hoy. Además, podemos decorarlo como más nos apetezca: es completamente personalizable.



Otra ventaja es que, al estar montado sobre una base rígida, pero lo suficientemente pequeña, lo podemos coger en la mano y escribir en posición horizontal cómodamente, y luego volver a dejarlo en posición vertical.

Y el boli, como veis, queda discretamente guardado detrás.

Para hacerlo, me he inspirado en una foto que vi en Pinterest. Por cierto, si no conocéis Pinterest... ¡no sabéis lo que os estáis perdiendo! Hay un montón de ideas chulis para hacer en casa (algunas más útiles que otras, aunque depende de las necesidades y los gustos de cada uno). Para que os hagáis una idea de qué va esta red social, os dejo aquí el enlace a mi perfil, para que cotilleéis un ratito. Como veréis, no tengo sólo las entradas de mi blog (que también) sino que voy organizando en "tableros" todas las cosas que veo por internet y no quiero que se me pierdan. Cuando veo algo que me gusta, lo "pineo" y me lo guardo en un tablero. Cuando quiero recuperarlo, sólo tengo que irme al "tablero" correspondiente, buscar el "pin" y seguir el enlace hasta la URL (dirección de internet) de origen. ¿Verdad que es una pasada?

Bueno, que me enrollo como una persiana. ¡Vamos a hacer nuestro cuaderno!

MATERIALES

  • Un trozo de papel decorado que nos guste. Yo he imprimido un papel para scrapbooking que me he descargado (gratis) de aquí.
  • Un marco de fotos transparente, pequeño.
  • Un taco de Post-it.
  • Un bolígrafo de tamaño adecuado.
  • Pegamento para plástico.
  • Tijeras.
  • Un cordón de terciopelo marrón.



Por supuesto, podéis usar los colores que más os apetezcan y jugar más con la decoración. Yo, como soy un poco sosa, he optado por una decoración sobria en tonos naranja y marrón, que combinan con el amarillo de los Post-it. Pero podéis usar otras gamas de colores.

¡VAMOS A HACERLO!

Recortamos el papel decorado para que entre en el marco. Yo he usado como guía el papel que traía dentro el marco cuando lo compré, así que no he necesitado regla.


Ahora cortamos un trozo del cordón (u otro lazo que queramos usar) de tamaño adecuado para rodear el marco y hacer un lazo. Lo introducimos por la parte de atrás, para que quede sujeto, y hacemos el lazo por delante. Cuidamos de que quede lo suficientemente alto como para que haya sitio para el taco de Post-it.




Ponemos pegamento por la parte de atrás de los Post-it y pegamos el taco en el marco, en la posición adecuada. Presionamos unos instantes, hasta que se endurezca el adhesivo, para que no se nos mueva y no se quede torcido.



Cuando podamos soltar el taco de Post-it sin que se muevan, cortaremos otro trozo de cordón y lo ataremos por un extremo al capuchón del boli.




El extremo del cordón que nos quede libre lo sujetaremos al pie del marco, por detrás, con cinta adhesiva. El objetivo es que podamos sustituir fácilmente el bolígrafo cuando se gaste.


¡Y listo! Como veréis, es más fácil de hacer que de contar...

Espero que os haya gustado la idea. Ya me contaréis. Besitos y... ¡hasta el próximo post!
Etiquetas:

Nuggets caseros de pollo


Hoy os traigo una receta muy fácil, para que podáis hacer en casa unos ricos nuggets de pollo.

Los que venden congelados están muy ricos (bueno, algunos, porque otros... ¡puaj!), pero son de composición ciertamente dudosa. Aunque te pueden sacar de un apuro, yo creo que cuando tienes hijos has de ser más consciente de lo que comen, sobre todo cuando son pequeños. Para ello, es importante minimizar el consumo de productos precocinados. Por un día no va a pasar nada, claro. Pero lo recomendable es que, como norma general, les demos comida casera.

Por eso, esta receta resulta ideal. Porque están comiendo nuggets (que les encantan) pero tú sabes lo que llevan. Y, como son tan fáciles de hacer, no da pereza prepararlos.

En cuanto vi esta receta el otro día en el blog Como en casa decidí que tenía que prepararlos... y no me arrepiento, porque en casa han gustado mucho.

Tardé 15 minutos en hacerlos. Ya veréis que los ingredientes son muy básicos. Además... ¡se pueden congelar! Así que los podéis preparar un día que tengáis tiempo y dejarlos en el congelador para un desavío. ¿Qué más se puede pedir?




INGREDIENTES

Con estas cantidades, me han salido 16 nuggets, pero todo depende del tamaño que les deis.
  • 250 gr de carne de pollo (sin huesos) en crudo: yo he usado unos filetes de pechuga que tenía.
  • 1 rebanada de pan de molde
  • Leche
  • 60 gr de queso blanco para untar (tipo Philadelphia)
  • Sal y pimienta
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado 

PREPARACIÓN

Ponemos el pollo cortado en trozos en un recipiente, con el queso. Mojamos en leche la rebanada de pan de molde y la añadimos. Salpimentamos y lo trituramos todo muy bien, para obtener una masa homogénea.

Con ayuda de una cuchara, vamos cogiendo porciones de masa, les damos forma de nugget con los dedos y las pasamos, en este orden, por:
  1. Harina
  2. Huevo batido
  3. Pan rallado
Si los vamos a congelar, los iremos poniendo dentro de un recipiente apto para el congelador, bien planitos, separados entre sí para que no se peguen. Podemos hacer capas, siempre que intercalemos film transparente. Una vez congelados, luego los podemos freír directamente o podemos descongelarlos antes, como prefiramos.

Si no los vamos a congelar, cuando los tengamos todos listos, los freímos en aceite caliente y... ¡listos!

Bueno, pues espero que os guste esta receta tanto como a nosotros. ¡A mi hijo, que aún no tiene los tres años, le han chiflado! Y yo estoy más tranquila, sabiendo lo que le doy...

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Cupcakes de vainilla y ganaché de chocolate blanco (receta para 8 cupcakes)



La semana pasada hice estos cupcakes con motivo del Día Internacional del Lupus, y os debía la receta. La elaboración de estos cupcakes es extremadamente sencilla y el resultado asombroso. El bizcocho es muy jugoso y la cobertura de ganaché es ligera y nada empalagosa.

No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero yo estoy ya cansada de las coberturas (icing, frosting) a base de mantequilla. Sé que son muy vistosas, pero el sabor me resulta francamente decepcionante. Y los dulces que hagamos no son para mirarlos y ponerlos de adorno en una vitrina: hacemos dulces principalmente para comérnoslos. Así que tienen que estar ricos. Obviamente, es cuestión de gustos, y las buttercream (cremas para glasear a base de mantequilla) no se adaptan a los míos. La única que se salva es el buttercream de queso, ya que la proporción de mantequilla es pequeña.

Ante este panorama, estoy empezando a experimentar con el ganaché.

El ganaché es una crema para rellenar y cubrir bizcochos, elaborada principalmente a base de chocolate (blanco, negro, con leche,...) y nata. Dependiendo de las proporciones, la consistencia será más o menos ligera. Un ganaché consistente se puede usar, igual que una buttercream, para decorar con manga pastelera. Y un ganaché ligero se filtrará en el bizcocho, haciéndolo más jugoso. 

El sabor del ganaché, además, es más "fácil" para el paladar español: no lleva mantequilla y es menos empalagoso.

Así que yo voy a seguir haciendo pruebas con el ganaché. Y, en serio, os recomiendo que lo probéis... ¡no os vais a arrepentir!



Y ahora, ya sin más, vamos a ver la receta de estos cupcakes.

Con estas proporciones de ingredientes salen 8 cupcakes. La receta del bizcocho la he sacado del blog Blue Velvet Cook Book, que tiene cositas muy interesantes. La hago con mínimas variaciones.
El ganaché que he usado es de textura ligera.

INGREDIENTES

Para 8 magdalenas de vainilla:
  • 1 huevo
  • 100 gr de azúcar
  • 100 gr de harina
  • 75 gr de mantequilla
  • 1 cucharada sopera de leche
  • 1 cucharada de postre de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de postre de levadura química, tipo Royal

Para el ganaché ligero de chocolate blanco:
  • 75 gr de chocolate blanco
  • 75 ml de nata líquida

PREPARACIÓN

Primero haremos el ganaché.

Troceamos el chocolate, lo ponemos con la nata en un cazo y removemos a fuego medio, hasta que se derrita el chocolate por completo y se mezcle bien con la nata. Cuidado de  que no hierva.

Dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego lo metemos en el frigorífico.

Después, prepararemos las magdalenas.

Precalentamos el horno a 160 grados. 

Mezclamos en un bol la harina y la levadura.

Batiremos bien con la batidora el azúcar con la mantequilla y el huevo. Y ya soltamos la batidora eléctrica.

Añadimos la mitad de la mezcla de harina y levadura y lo integramos con el batidor de varillas manual. Después, añadimos la otra mitad y mezclamos hasta obtener una masa homogénea.

A continuación, incorporamos la leche y la vainilla. Seguimos mezclando hasta que esté todo integrado.

Preparamos una bandeja de horno con nuestro molde para magdalenas. En cada hueco del molde, ponemos una cápsula para magdalenas y la llenamos con la mezcla hasta la mitad o 2/3 como mucho. Yo he tenido suficiente para 8 magdalenas.

Horneamos de 15 a 20 minutos, hasta que pinchando en el centro salga limpio. Ponemos la bandeja del horno de la mitad para abajo, para que no se quemen por arriba. No abriremos la puerta del horno antes de los 15 minutos, porque se hundirán por el centro y ya no tendrán arreglo.

Cuando estén hechas, dejamos enfriar cinco minutos dentro del molde y después las sacamos y dejamos que terminen de enfriarse sobre una rejilla.

Por último, montaremos los cupcakes.

Esto NO lo haremos hasta que los cupcakes y el ganaché estén completamente fríos.

La decoración que he elegido es muy sencilla, como podéis ver. Quería algo "ligero", así que me he limitado a extender una capa de ganaché sobre cada magdalena y luego le he colocado las flores y los toppers. Si os gustan los toppers, os los podéis imprimir desde esta entrada.





Y aquí os dejo otro ejemplo de decoración: 


Bueno, pues espero que os gusten estos cupcakes tanto como a nosotros. Yo, de momento, voy a seguir experimentando con distintos tipos de ganaché. ¡Ya os iré contando!

Besitos y... ¡hasta el próximo post!


PD. Estoy enlazando esta receta a la Fiesta de Enlaces de Personalización de Blogs.
 

Cupcakes con mariposas para el Día Internacional del Lupus (y toppers imprimibles GRATIS)



Hoy, 10 de mayo, es el Día Internacional del Lupus.




El lupus es una enfermedad autoinmune. Esto quiere decir que el sistema inmunitario de la persona que tiene la enfermedad se vuelve majareta, y en vez de protegerle de las agresiones externas se dedica a atacar al propio cuerpo. El lupus NO se contagia, sino que se desarrolla (no se sabe los motivos) en personas con predisposición a ello. Hoy en día, no tiene cura, pero existen tratamientos paliativos que pueden ayudar a tener la enfermedad controlada. Como es una enfermedad tan peculiar, puede atacar en cualquier sitio del cuerpo (incluso en varios a la vez). Cada enfermo de lupus presenta una sintomatología distinta.




Hay síntomas "tangibles", "objetivos": afectación articular, afectación de órganos internos, afectación de la piel, transtornos en los valores de las analíticas... Pero también hay síntomas "intangibles", difíciles de medir, pero que disminuyen sensiblemente la calidad de vida del lúpico. Entre este segundo grupo de síntomas yo destacaría la fatiga.

Muchos enfermos de lupus presentan un eritema (erupción o enrojecimiento) más o menos pronunciado en la cara, a ambos lados de la nariz, en forma de alas de mariposa. Por eso, el símbolo de esta enfermedad es una mariposa.



Con una medicación y control médico correctos, el lupus se convierte en una enfermedad crónica y la esperanza de vida media de un lúpico es similar a la del resto de la población. Pero su calidad de vida se ve mermada a causa de los síntomas de la enfermedad.

Un gran problema que se encuentra un enfermo de lupus es la falta de conocimiento que la sociedad tiene de esta enfermedad. Hay países, como Estados Unidos, en los que se hacen campañas de concienciación social. Pero aquí en España, cuando le preguntas a alguien qué es el lupus, a no ser que lo viva directamente (como enfermo o como familiar) es muy difícil que te sepa contestar.

Sí es cierto que hay asociaciones de enfermos y bloggers que trabajan para cambiar este panorama. Por ejemplo, a mí me gusta mucho el blog de Nuria. Si queréis (o necesitáis) saber más sobre el lupus, os aconsejo que le hagáis una visita, porque cuenta las cosas muy claritas.



Yo, todos los años, me hago el propósito de contarle en este día al menos a una persona en qué consiste el lupus, para ayudar a que el lupus deje de ser una enfermedad invisible. Así que este año he aprovechado el blog para contaros esto, porque sé que desde aquí mi voz llega más lejos. Y, de paso, os enseño los cupcakes con toppers de mariposas que he hecho con motivo de este día.

Si os gustan los toppers, os los podéis descargar GRATIS: sólo tenéis que pinchar AQUÍ y descargaros el archivo PDF. Os lo he preparado en formato A4, para que los podáis imprimir directamente.


Estos cupcakes son de vainilla y ganaché de chocolate blanco. La receta os la dejo en esta entrada. ¡Están buenísimos!

Y las flores las he hecho con uno de los moldes que me compré en la Muestra de Repostería creativa a la que fui el pasado fin de semana. Ya os lo enseñaré y os explicaré cómo se usa.

Espero que os hayan gustado mis cupcakes de mariposas... y me sentiré satisfecha si he podido explicar qué es el lupus al menos a una sola persona que no supiera qué es esta enfermedad.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!





Primera Muestra de Repostería Creativa en el Centro Comercial Plaza de Armas de Sevilla.


¡Para que luego nos quejemos de que en Sevilla nunca se hace nada! El pasado fin de semana tuvimos en el Centro Comercial Plaza de Armas una Muestra de Repostería Creativa.

Al ser en un Centro Comercial, yo pensaba que iba a ser una cosa más pequeña, pero lo cierto es que me sorprendió muy gratamente, ya que estaba todo muy bien montado. 

En la parte de arriba del comercial, estaban los stands de las distintas empresas que participaban.  Y la parte de abajo estaba llena de vitrinas, con una muestra de las cosas que se están haciendo por aquí en este campo.

Además, se organizaron distintos talleres, sorteos y demostraciones... ¡y un concurso de tartas!

La verdad es que me encantó. Los stands estaban llenitos de accesorios y herramientas de repostería. Por mí, me hubiera llevado a mi casa uno de cada... ¡pero entonces no cabríamos nosotros! Así que me tuve que contener y sólo me llevé dos moldes. Ya os iré contando las cositas que hago con ellos... ¡estoy deseando estrenarlos!

Os pongo a continuación algunas de las fotos que hice de la muestra, para que veáis el nivelón de lo que se está haciendo por Sevilla. ¡Tenemos verdaderos artistas!



Juego de Tronos:













Algunas de las tartas del concurso:




Más vitrinas (¡qué chulada!).




¡¡¡¡Quiero uno!!!!


Sí... el violín es un pastel... ¡increíble!






Bueno, pues con esto creo que os he dado una visión general de lo que se hizo. Espero que os haya gustado tanto como a mí.

Además, esto es sólo un aperitivo, ya que después del verano tenemos en Sevilla, por lo menos, dos eventos más de repostería creativa... ¡ya os iré contando!

Besitos y... ¡hasta mañana!