Ir al contenido principal

Rosquillas de anís



Hoy os traigo esta receta de rosquillas de anís. Éste es uno de esos postres tradicionales que nos teletransportan a nuestra niñez, por lo menos a mí. Recuerdo a mi madre haciendo estas rosquillas de toda la vida.

El otro día me acordé de que hacía años que no las preparaba, así que me puse manos a la obra. Y, como conseguí hacerles unas fotos antes de que volaran todas, he querido compartirlas con vosotros. 



INGREDIENTES

 

Con estas cantidades, salen unas 20 rosquillas.
  • 150 gr de harina
  • 25 gr de azúcar (y algo más para espolvorear)
  • 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 copita de anís
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal
  • Aceite para freír (yo he usado de girasol)

 

PREPARACIÓN


Ponemos los ingredientes en un bol, mezclamos bien y amasamos, hasta conseguir una pasta homogénea.

Sobre la encimera enharinada, estiramos la pasta con un rodillo. Después la cortamos en tiras y damos forma a las rosquillas. Yo creo que ésta es la parte más "difícil", ya que esta masa es bastante pegajosa y tendremos que espolvorear más harina. Cuando formemos nuestras rosquillas, las iremos dejando sobre la misma encimera enharinada, para que no se nos peguen.

Si una masa nos resulta demasiado pegajosa, siempre es mejor enharinar la superficie de trabajo y nuestras propias manos para trabajarla, antes que añadir más harina a la mezcla, porque luego la masa nos quedaría muy dura.




Las freímos en el aceite hasta que se doren. Hemos de tener cuidado con la temperatura del aceite, para que no nos queden demasiado oscuras. Yo empiezo friendo a fuego fuerte y voy bajando poco a poco el fuego, a medida que el aceite se calienta. La última tanda acabo haciéndola a fuego medio.

Cuando vayan saliendo de la sartén, las dejamos sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.

Cuando estén frías, las espolvoreamos con más azúcar y... ¡listas!



Como podéis ver, la dificultad de esta receta es mínima... ¡y están muy ricas! Así que espero que os gusten tanto como a nosotros.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Comentarios

  1. Que ricas te han quedado Carmen, tienen una pinta fantástica. Un bico

    ResponderEliminar
  2. muy buena pinta y el blog te está quedando precioso !!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, que pintaza! hace poco tiempo que estoy siguiendote, por aqui me quedo!
    Silvia
    chup-chup-chup.blogspot.com

    Te he dejado un detalle en lanasifils ( mi otro blog de labores)
    si te apetece recogerlo, esta en

    http://lanasifils.blogspot.com.es/2013/05/reocnocimientos-para-lanasifils.html
    besos

    ResponderEliminar
  4. Hola guapetona, dirás que dónde ando metida, y es que he cambiado la imagen del blog y he estado terminando los últimos retoques, siento no haberte comentado antes, sabes que te sigo de forma incondicional. Me encantan tus recetas. Un besote muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cómo me gustan las preparaciones con anís! Estas rosquitas te han quedado estupendas y súper tentadoras. Por eso, me llevo la receta para prepararlas porque me encantan.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!
En este espacio respetamos la diversidad de opiniones, vuestras sugerencias y las críticas constructivas. Pero cualquier comentario ofensivo o fuera de tono no será respondido, sino que lo eliminaré en cuanto lo vea. Aquí no alimentamos a los trolls...

LO MÁS VISTO EN EL ÚLTIMO MES:

Patatas asadas al microondas

Ésta es una forma rápida, limpia y sana de cocinar las patatas. Como el microondas las cocina en su propio jugo, quedan mucho más sabrosas que simplemente hervidas. En la foto se ven servidas sólo con un chorrito de aceite de oliva y sal, pero les vendrá bien vuestra salsa favorita, como la salsa de queso azul o roquefort.

Estas patatas al microondas pueden solucionaros la cena un día que no sepáis qué hacer, o que no tengáis ganas de meteros mucho en cocina, pero que no se os apetezca comer de precocinados. Esta receta está incluida en el recopilatorio 20 CENAS MUY FÁCILES de este mismo blog. Echadle un vistazo, que seguro que encontráis ideas interesantes.

Os dejo por aquí también el enlace a la receta de las patatas asadas en horno convencional, por si preferís prepararlas así.

Y ya, sin más, vamos a preparar las patatas asadas al microondas.
PREPARACIÓN
Cocinaremos la patata con su piel, así que lo primero es lavarla muy bien y secarla.
Después, haremos agujeros pinchando por to…

Salsa de queso azul o roquefort

Hoy os traigo esta rica salsa de queso azul, muy fácil de hacer, que resulta ideal para acompañar carnes y patatas (fritas, al horno, asadas al microondas,...). También se me ocurre que, si ponemos un par de cucharadas de esta salsa sobre unos macarrones rehogaditos, tienen que estar buenísimos.
Pero no sólo nos va a servir para acompañar platos calientes, sino que también la podemos usar para aliñar ensaladas.
En fin, como veis es una salsa tremendamente versátil. Eso sí, os tiene que gustar el queso, claro, porque el sabor es intenso.

Por cierto, si os gusta el queso, os encantarán estas galletas saladas de queso azul y nueces. ¡Tenéis que probarlas! Y si os gusta el queso menos intenso, estas galletas saladas de queso y bacon son ideales para vosotros.
Yo hoy he hecho la salsa con queso azul, pero si queremos salsa de roquefort la haremos exactamente igual, sólo que sustituyendo el queso azul por la misma cantidad de roquefort.



INGREDIENTES100 gr de queso azul (o roquefort)250 ml d…

2 tintes a prueba: Majirel de L'Oreal vs. Igora Royal de Schwarzkopf. ¿Con cuál me quedo?

He de confesaros que no me gusta demasiado ir a la peluquería. Habrá a quien sí le guste, que se relaje,... Pero yo no. Sé que en estoy puedo ser un poco rara, pero no me relajo, me parece que pierdo demasiado tiempo y, por si fuera poco, acabo con el cuello destrozado del lava-cabezas (o como sea que se llame ese invento infernal, ese potro de tortura).
Eso sí, me gusta ir con el pelo arreglado, sin canas ni raíces. Porque una es rara, pero coqueta. Y para que no se me vean las canas, he de teñirme cada cuatro semanas.
Solución: voy a la peluquería cada tres o cuatro meses, para retocarme el corte (y ya de paso sí me dan el color allí), pero el resto de las veces me tiño yo en casa. Eso sí, el teñirte en casa no ha de significar usar productos de baja calidad, por lo que voy a una tienda de productos específicos de peluquería para comprar los tintes.
Los tintes que uso son de los mejorcitos, orientados a uso profesional y se aplican (como en la peluquería) con brocha, lo que asegura…

Cañas de chocolate: ¡más fácil, imposible!

Vale, ¿y qué os cuento de esta receta? Es muy fácil y se hace en un momento.

Aquí os explico cómo hacer las cañas grandes de chocolate, como las que venden en las pastelerías. Pero siguiendo la misma técnica las podéis hacer del tamaño que queráis, incluso preparar mini-hojaldres. Lo que sí debéis tener en cuenta es que cuanto más pequeñas sean las piezas de hojaldre, menos tiempo tardarán en hacerse en el horno, así que es bueno vigilarlas, para que no se nos quemen.

Si os gustan las cañas de chocolate, seguro que también os gustarán las cañas de cabello de ángel. Y si sois como yo, que os pirra el hojaldre, tanto dulce como salado, os dejo aquí el enlace a un recopilatorio de 7 recetas muy fáciles con hojaldre, que seguro que os interesa y podréis sacar ideas.

Aquí os pongo también la foto de las mini-cañas de chocolate:



INGREDIENTES
No pongo las cantidades, porque es "a ojo": ¡depende de la cantidad que queráis hacer!

Hojaldre Crema de cacao (tipo Nocilla)Azúcar glasFideos…

Fichas para aprendizaje y práctica de lecto-escritura en MAYÚSCULAS

Con esta entrada inicio una serie de posts, en la que os voy a ir facilitando una colección de fichas para el aprendizaje y práctica de la lecto-escritura en mayúsculas (en español, se entiende).
A mí me enseñó a leer mi madre cuando tenía 3 años, con ayuda de los famosos cuadernillos Rubio. Sí, los de toda la vida, y aún siguen haciéndolos.
El método de esos cuadernillos me sigue pareciendo perfectamente válido, y me gustaría poder usarlos para ayudar a mi hijo en la tarea de aprender a leer y escribir. Pero me encuentro con un problema: los cuadernillos Rubio (y de otras marcas comerciales) enseñan primero las letras minúsculas y (una vez el alumno ya sabe leer y escribir en minúsculas) pasan luego a las mayúsculas.
Esto, en principio, no debería suponer un problema: creo que todos los de nuestra generación hemos aprendido a leer así...
El problema me lo encuentro cuando a mi hijo, en el cole, han empezado a enseñarle las mayúsculas (y ya después pasarán a las minúsculas). Es decir…