Ir al contenido principal

Mermelada de pera




Hoy os traigo otra receta de mermelada casera. Y es que esto de hacer mermeladas engancha. ¡Es tan fácil! ¡Y están tan ricas! Además, nos da la oportunidad de probar mermeladas que nos son tan fáciles de encontrar en las tiendas, como la mermelada de mandarina o esta mermelada de pera. Pero incluso una mermelada tan común como la mermelada de fresa merece la pena hacerla en casa, ya que el sabor no tiene nada que ver. Además, podemos hacer mermeladas agridulces, como la mermelada de pimientos del piquillo que os traje el otro día.

Como siempre, os voy a dar las cantidades para que os salga un tarro de tamaño mediano, que podéis conservar sin problemas de una semana a diez días en la nevera.



Si queréis hacer más cantidad, para hacer conservas caseras, simplemente tenéis que aumentar las cantidades de ingredientes proporcionalmente. Y AQUÍ podéis ver cómo hacer las conservas caseras de mermelada y las precauciones que debéis tener.

INGREDIENTES

  • 1/2 kg de peras
  • Azúcar
  • El zumo de medio limón

PREPARACIÓN

Lavamos y pelamos las peras. Cortamos la pulpa en trozos y añadimos el zumo de medio limón. Lo pesamos y añadimos la mitad del peso resultante en azúcar. Por ejemplo, si la pera con el limón pesa 400 gr, añadimos 200 gr de azúcar.

Lo ponemos en una cazuela metálica, removemos bien, tapamos y dejamos macerar media hora.

Pasada esa media hora, ponemos la cacerola destapada a fuego fuerte y llevamos a ebullición. Después, continuamos la ebullición (que haga "chup-chup") a fuego lento de 20 a 30 minutos, hasta que se espese lo suficiente. Iremos removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.



La mermelada de pera sí vamos a tener que triturarla, ya que no se va a deshacer lo suficiente como para coger textura de mermelada. Así que esperamos a que se enfríe un poco (para no quemarnos) y la trituramos.

Si alguna vez nos ocurre que, al enfriarse, nos damos cuenta de que la mermelada nos ha quedado dura, ¡que no cunda el pánico! Tiene arreglo. Sólo tenemos que volver a ponerla en una cacerola y le añadimos un poco de agua. Removemos bien (primero a fuego fuerte, y cuando hierva bajamos el fuego), hasta que quede todo integrado. Retiramos del fuego y dejamos enfriar otra vez. Quedará perfecta.




Una vez enfriada la mermelada a temperatura ambiente, la metemos en un bote de cristal, bien cerrado, y... ¡al frigorífico!



Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Comentarios

  1. Que buena pintaaaaaa y se ve facil! ;) Bscosss

    ResponderEliminar
  2. ummm que rica no hay nada mejor que mermeladas caseras bssss

    ResponderEliminar
  3. ohhh que buena te ha quedado, me encantan estas mermeladas, genial!

    ResponderEliminar
  4. Qué delicia Carmen, te quedó una mermelada exquisita, con una textura espectacular!!
    Me encanta!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu visita y por quedarte :D yo también me quedo por aquí!y me apunto la receta de la mermelada de pera que nunca la he probado!
    Un beso
    Blue Velvet Cook Book

    ResponderEliminar
  6. Hola llegue a tu blog. de casualidad y me quedo de seguidora para ver tus recetas. la mermelada exquisita.
    saludos. cocinando con cintro. -))

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la receta, yo la preparé este verano y la he utilizado mucho para acompañar patés y aperitivos salados. Muchos besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!
En este espacio respetamos la diversidad de opiniones, vuestras sugerencias y las críticas constructivas. Pero cualquier comentario ofensivo o fuera de tono no será respondido, sino que lo eliminaré en cuanto lo vea. Aquí no alimentamos a los trolls...