Los ingredientes

Como veréis en las fotos de las recetas, yo la mayoría de los ingredientes los compro en el Mercadona. De hecho, muchas recetas están adaptadas para usar ingredientes fáciles de encontrar en éste o en cualquier otro supermerecado. Y, normalmente, uso productos de marca blanca (de la del Mercadona, que me gusta bastante), con algunas excepciones, que iré indicando en cada receta. Pero, por regla general, siempre usaré marcas concretas en los siguientes productos:
- Caldo de pollo en pastillas: Avecrem
- Levadura en polvo: Royal 

Cupcakes de vainilla y chocolate negro



Para preparar estos cupcakes, vamos a necesitar:

Para poder trabajar con ellas, las magdalenas tienen que estar frías.

Primero, las rellenamos con el sirope de chocolate, usando la técnica de relleno de magdalenas que os explico AQUÍ.

Después, aplicamos el glaseado o buttercream con una manga pastelera, usando la técnica que más nos guste. Yo he usado una boquilla ancha de estrella y he hecho una espiral, de dentro hacia afuera.



Los adornos, que se aplican inmediatamente, para que se queden pegados, son fideos de chocolate y unos corazones de azúcar. Ambos se compran tal cual, y no son difíciles de encontrar en supermercados.

Glaseado de chocolate negro

Podéis usar este glaseado para rellenar y decorar vuestras tartas y cupcakes... ¡o comerlo a cucharadas! Es muy fácil de hacer y está demasiado bueno.

Estos glaseados a base de mantequilla también se conocen como buttercream, icing o topping. Yo, personalmente, prefiero la palabra en español, pero que sepáis que si los veis en algún sitio con ese nombre, en realidad es lo mismo. De hecho, para facilitaros las cosas, en los índices de recetas los pondré con todos esos nombres, vinculándolos todos a la misma receta.

Con esta cantidad de ingredientes, a mí me dio para decorar 8 cupcakes.

INGREDIENTES

  • 125 gr de azúcar glas

  • 125 gr de mantequilla sin sal

  • 50 gr de chocolate negro

  • 1 cucharada de postre de aroma de vainilla

PREPARACIÓN

La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente: sácala de la nevera un buen rato antes.

Derretir el chocolatenegro en el microondas o al baño maría y dejar enfriar. No podemos usarlo en caliente, porque estropeará la mezcla. Para usarlo tiene que estar a temperatura ambiente y no hace falta que esté líquido del todo, con que esté pastoso nos viene bien.

Batir, con la batidora, la mantequilla y el azúcar glas, hasta obtener una pasta homogénea. Después, añade el chocolate y la vainilla. Vuelve a batir, hasta que esté todo bien mezclado.

Tiene que quedar con una textura consistente, para que mantenga la forma de la boquilla de la manga pastelera cuando la usemos para decorar.

Es posible que os pase como a mí, que la batidora al funcionar me calienta la mezcla y se queda demasiado ligera, con lo que no puedo trabajarla luego en la manga pastelera. Si es así, no pasa nada. Se mete unos 10 o 15 minutos en la nevera y se queda perfecta.

Empanadillas de atún







Éste es otro plato de lo que podríamos llamar "cocina de supervivencia", o cómo comer algo que no sean pizzas congeladas y bocadillos, aunque no sepamos cocinar. ¿Os acordáis de las patatas asadas al microondas? Pues esto tiene la misma dificultad.

Las empanadillas se pueden freír o hacer en el horno. Yo las prefiero al horno, porque encuentro que fritas quedan aceitosas (por mucho que las deje escurrir en papel de cocina) y me caen pesadas. Al horno, sin embargo, se hacen antes, es mucho más limpio y obtenemos un plato prácticamente sin grasa. ¿Qué más se puede pedir?

INGREDIENTES

  • 10 obleas para empanadillas

  • 1 lata de atún

  • 2 cucharadas soperas de tomate frito

PREPARACIÓN

Sacar de la nevera las obleas para empanadillas unos 10 minutos antes, para que se ablanden un poco y sean más flexibles. Yo uso éstas:


El paquete trae 16, pero tengo comprobado que una lata de atún me da para 10. Las que sobren se pueden guardar bien cerradas en la nevera unos días.

Precalentar el horno a 200 grados.

Escurrir muy bien el aceite del atún y desmenuzarlo con un tenedor. Ponerlo en un bol y mezclarlo con el tomate frito.

Poner una oblea en un plato y ponerle en el centro una cucharada de postre de la mezcla de atún y tomate. Doblar por la mitad y cerrar aplastando los bordes con un tenedor.


Como las vamos a hacer el el horno, si luego se nos abren un poquito no pasa nada. Pero si las fríes, ¡cuidado, porque se monta un estropicio!

En teoría, hay que pintar la superficie con un huevo batido, para que queden más doraditas y brillantes. Pero a mí me da pena gastar un huevo para hacer tan pocas, porque se desperdicia casi entero, así que omito este paso. Y ya véis en la foto que, aún así, tienen buena pinta.

Ponerlas en una bandeja de horno, forrada con papel de horno, y meter en el hono a media altura. Tardan en hacerse entre 5 y 8 minutos, dependiendo de lo doradas que las quieras.

Quiche de andar por casa (con salchichas y jamón)

Sinceramente, creo que una tortilla de patatas tiene demasiado trabajo. Cuando quiero hacer una cena rápida, pero sólo tengo cuatro cosas en la nevera, preparo una quiche.

Este plato también es muy socorrido si se os presenta visita inesperada y no tenéis nada para darles de comer, porque se prepara en un momento. Y, como se sale de lo habitual, quedaréis estupendísimamente bien.

Pero... ¿por qué digo que es una quiche de "andar por casa"? Pues porque está hecha a mi manera, simplificando procedimientos y usando ingredientes que se suelen tener rodando por la nevera.

La quiche "como Dios manda", en realidad, se hace con masa quebrada (un tipo especial de hojaldre que no sube) y hay que hacer la masa un rato antes en el horno, con peso encima, y después ponerle el relleno y volver a hornear. Yo lo digo, para que lo sepáis.

Pero yo la hago así, porque también está buena y de lo que se trata es de no complicarnos mucho la vida.

Para la base, a veces uso masa quebrada, y otras veces hojaldre. Las masas las compro congeladas (del Mercadona) y procuro que no falten en casa, ya que te pueden sacar de más de un apuro. Esta vez he usado hojaldre, pero el procedimiento y los tiempos de cocción son los mismos.


INGREDIENTES

  • 1 lámina de hojaldre o de masa quebrada

  • 5 lonchas de queso

  • 4 salchichas tipo Frankfurt

  • Taquitos de jamón

  • Queso rallado

  • 4 huevos

  • 200 ml de nata líquida

  • Sal y pimienta

  • Orégano

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180 grados.

Forrar un molde para quiches o tartas bajitas con papel de aluminio. Engrasar (yo le pongo un poco de aceite y lo extiendo con la brocha de silicona).

Extender en el molde la hoja de masa (hojaldre o masa quebrada), adaptándolo bien a los bordes. Recortar los sobrantes.

Esos picos que sobran... ¡no los tires! Vuelve a congelarlos, envueltos en film transparente, que otro día los usaremos.

Pinchar con un tenedor toda la superficie de la masa.

Repartir en el fondo las lonchas de queso y poner encima, bien esparcidos, los taquitos de jamón y las salchichas (cortadas en rodajas).



Verter la nata en un bol y añadir los 4 huevos. Salpimentar (no te pases con la sal, porque el jamón ya es salado). Mezclar muy bien con un tenedor, pero SIN BATIR, con movimientos circulares, como si removieras el azúcar en el café.

Cuando esta mezcla esté homogénea, verter sobre las salchichas y el jamón. Espolvorear la superficie con abundante queso rallado y orégano.



Hornear unos 25 o 30 minutos (en la parte central del horno), hasta que al pinchar en el centro, el pincho salga limpio.

Si la parte de arriba se pone muy oscura, pero aún no está hecho, apaga la parte de arriba del horno, y que hornee sólo desde abajo.

Desmoldar con cuidado de no quemarse los dedos y... ¡listo!

Se puede comer recién hecha o templada. Para recalentarla, dale un ratito de horno o en el grill del microondas (no lo pongas en la función normal del microondas, porque la masa se va a quedar como un chicle).

Cupcakes de antojo de chocolate



Sí, porque hay días en los que se tiene antojo de chocolate... Y en uno de esos días hice estos cupcakes.

Por cierto, me he hecho el firme propósito de hacer fotos en condiciones, porque las que estaba colgando daban un poco de lastimita. Además, todas las fotos las podréis ver en el perfil de Pinterest: https://pinterest.com/aminomegustacoc/. Ya me diréis qué os parece.

Bueno, ya sin más os dejo la receta de estos cupcakes:



Lo primero que tenemos que hacer es preparar una masa para magdalenas según la receta que os di para las magdalenas de vainilla, añadiendo a la mezcla 4 cucharadas soperas colmadas de CACAO EN POLVO. Cuando esté todo bien batido, añadimos bastantes GOTAS DE CHOCOLATE (sin miedo, a puñados), como las que usamos para hacer las cookies de chocolate. Mezclamos bien con una cuchara y llenamos las cápsulas para magdalenas hasta la mitad (con las del Mercadona, a mí me salen 20).

Horneamos en el horno precalentado a 160 grados entre 15 y 20 minutos, hasta que estén hechas por dentro (lo sabremos si pinchamos en el centro y el pincho sale limpio). Es MUY IMPORTANTE no abrir para nada el horno antes de 15 minutos, porque si lo hacemos se hundirán por el centro y quedarán muy feas.

Dejamos enfriar las magdalenas antes de decorarlas.

Ahora, preparamos el glaseado siguiendo la receta del glaseado de crema de cacao, pero vamos a DOBLAR LAS CANTIDADES (porque la receta que os di es para decorar 10, y ahora nos han salido 20 magdalenas).

Cuando la mezcla tenga la consistencia adecuada (seguir los pasos de la receta), decorar con ayuda de una manga pastelera. Yo he usado una boquilla ancha de estrella y he hecho una espiral de dentro hacia afuera. Las perlitas de azúcar se le añaden justo después de aplicar el glaseado, para que se queden pegadas.

¡Y listo! Ya os podéis quitar el antojo de chocolate.

Bueno, pues espero que os guste la receta... y el cambio de imagen que le estoy dando al blog.