Ir al contenido principal

Quiche de andar por casa (con salchichas y jamón)

Sinceramente, creo que una tortilla de patatas tiene demasiado trabajo. Cuando quiero hacer una cena rápida, pero sólo tengo cuatro cosas en la nevera, preparo una quiche.

Este plato también es muy socorrido si se os presenta visita inesperada y no tenéis nada para darles de comer, porque se prepara en un momento. Y, como se sale de lo habitual, quedaréis estupendísimamente bien.

Pero... ¿por qué digo que es una quiche de "andar por casa"? Pues porque está hecha a mi manera, simplificando procedimientos y usando ingredientes que se suelen tener rodando por la nevera.

La quiche "como Dios manda", en realidad, se hace con masa quebrada (un tipo especial de hojaldre que no sube) y hay que hacer la masa un rato antes en el horno, con peso encima, y después ponerle el relleno y volver a hornear. Yo lo digo, para que lo sepáis.

Pero yo la hago así, porque también está buena y de lo que se trata es de no complicarnos mucho la vida.

Para la base, a veces uso masa quebrada, y otras veces hojaldre. Las masas las compro congeladas (del Mercadona) y procuro que no falten en casa, ya que te pueden sacar de más de un apuro. Esta vez he usado hojaldre, pero el procedimiento y los tiempos de cocción son los mismos.


INGREDIENTES

  • 1 lámina de hojaldre o de masa quebrada

  • 5 lonchas de queso

  • 4 salchichas tipo Frankfurt

  • Taquitos de jamón

  • Queso rallado

  • 4 huevos

  • 200 ml de nata líquida

  • Sal y pimienta

  • Orégano

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180 grados.

Forrar un molde para quiches o tartas bajitas con papel de aluminio. Engrasar (yo le pongo un poco de aceite y lo extiendo con la brocha de silicona).

Extender en el molde la hoja de masa (hojaldre o masa quebrada), adaptándolo bien a los bordes. Recortar los sobrantes.

Esos picos que sobran... ¡no los tires! Vuelve a congelarlos, envueltos en film transparente, que otro día los usaremos.

Pinchar con un tenedor toda la superficie de la masa.

Repartir en el fondo las lonchas de queso y poner encima, bien esparcidos, los taquitos de jamón y las salchichas (cortadas en rodajas).



Verter la nata en un bol y añadir los 4 huevos. Salpimentar (no te pases con la sal, porque el jamón ya es salado). Mezclar muy bien con un tenedor, pero SIN BATIR, con movimientos circulares, como si removieras el azúcar en el café.

Cuando esta mezcla esté homogénea, verter sobre las salchichas y el jamón. Espolvorear la superficie con abundante queso rallado y orégano.



Hornear unos 25 o 30 minutos (en la parte central del horno), hasta que al pinchar en el centro, el pincho salga limpio.

Si la parte de arriba se pone muy oscura, pero aún no está hecho, apaga la parte de arriba del horno, y que hornee sólo desde abajo.

Desmoldar con cuidado de no quemarse los dedos y... ¡listo!

Se puede comer recién hecha o templada. Para recalentarla, dale un ratito de horno o en el grill del microondas (no lo pongas en la función normal del microondas, porque la masa se va a quedar como un chicle).

Comentarios

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!
En este espacio respetamos la diversidad de opiniones, vuestras sugerencias y las críticas constructivas. Pero cualquier comentario ofensivo o fuera de tono no será respondido, sino que lo eliminaré en cuanto lo vea. Aquí no alimentamos a los trolls...