Mi nuevo proyecto: "La duda de Laura"

http://carmenalcaide.blogspot.com.es/p/la-duda-de-laura.html

¡Hola a todos! Sé que hace bastante que no me leéis por aquí, y hoy os puedo explicar el motivo. Mi ausencia se debe a que he estado trabajando en un nuevo proyecto.

Como bien sabéis ya, a mí no me gusta cocinar. Y eso es totalmente cierto. Entonces... ¿por qué empezar un blog de cocina? Por una razón muy sencilla: esto, en principio, iba a ser sólo un recetario para mi uso personal y para poder compartir recetas con mis conocidos. Pero... ¡empezó a tener lectores! 

Desde entonces, el blog ha crecido bastante y evolucionado mucho, pasando de ser un directorio de recetas a tratar de muchos otros temas, como ya sabéis. Pero eso no ha cambiado la cuestión de fondo: a mí no me gusta cocinar.

Después de darle muchas vueltas, llegué a la conclusión de que tenía mucho más sentido invertir el tiempo y trabajo que dedicaba a este blog en algo que sí me apasiona: escribir ficción.

Así que he estado varias semanas dándole la forma definitiva al proyecto que hoy, con  mucha ilusión, os presento: "La duda de Laura". Se trata de un relato por entregas, y todos los viernes publicaré un nuevo capítulo de la historia.

Como no tenía mucho sentido publicarlo en este blog, he abierto uno nuevo para materializar este proyecto. Así que, con mucha ilusión os invito a pasaros por Carmen Alcaide, inventora de historias. Aquí publicaré, por entregas semanales, el relato "La duda de Laura". Si no queréis perderos ningún capítulo, lo mejor es que os suscribáis por correo electrónico a mi nuevo blog, y recibiréis todas las novedades en vuestro e-mail.

¿Seguiré publicando en este blog? Sí, claro, siempre que tenga algo que contaros relacionado con la temática del mismo, pero las publicaciones no serán periódicas. Dondé sí voy a publicar de manera fija será en el nuevo.

El viernes pasado publiqué ya el PRÓLOGO de "La duda de Laura", y este viernes publicaré el primer capítulo. Espero que os guste y que disfrutéis leyéndolo tanto como yo escribiéndolo.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!