Ir al contenido principal

DIY: maleta vintage de cartón



Cuando yo era pequeña, en las actuaciones de Navidad del cole, como mucho, nos vestíamos de pastorcitas y pastorcitos y cantábamos un villancico, o similar. Y lo monísimos que estábamos... Además, podíamos aprovechar el disfraz casi de un año para otro, heredarlo entre hermanos, primos, vecinos...

Pero hoy en día ya no es así. En los colegios, por regla general, hay un derroche de imaginación a la hora de planificar las actuaciones de Navidad. Esto nos obliga a los padres a quebrarnos la cabeza (cuando no el bolsillo) para preparar el disfraz que llevarán nuestros peques en ese gran día. Porque para ellos es todo un acontecimiento: pasan mucho tiempo ensayando y les encanta que sus papis vayan a verlos actuar.

Y por ellos... lo que sea.

El año pasado, mi hijo (entre otras cosas) tenía que llevar una maleta. La maleta tenía que ser adecuada para el tamaño de un niño de 4 años y no pesar. El resto del disfraz consistía en bombín, pajarita y jersey de rombos. Vamos, que era como un viejo en miniatura (yo me lo comía a besos). Para que fuera en consonancia con el resto de elementos, la maleta debía tener un aspecto "antiguo". Y, como encontrar una maleta que cumpliera todos esos requisitos (tamaño, peso y aspecto) para comprarla era misión imposible, no me quedó más remedio que hacerla yo misma.

Y, la verdad, no me quedó nada mal.

Así que os cuento más o menos cómo la hice, por si os puede servir a vosotros.

Tuve la gran suerte de haber guardado la caja en la que me enviaron los caramelos que usé para hacer la receta de las manzanas con salsa de caramelo, que tenía ya esa forma, con los laterales hacia adentro. Pero una caja grandecita de zapatos también me hubiera servido igual. Eso sí, si váis a usar cualquier otra caja, os recomiendo forrarla con papel kraft (papel de embalar marrón, del de toda la vida).

He de decir que la maleta es de adorno: no se puede usar como tal maleta.

Las correas de la maleta están hechas con tiras de goma eva. No van pegadas, sino sujetas con encuadernadores dorados grandecitos, que también hacen la función decorativa de remaches.

El asa de la maleta está hecho con un rulo de goma eva (pegado con pegamento Imedio), en forma de "macarrón gigante". Por el agujero del "macarrón" introducimos una tira de cartón, cortada a la medida, que irá fijada a la caja también con encuadernadores. Iremos tomando las medidas a ojo, haciendo varias pruebas, hasta que quede a nuestro gusto. La forma de "asa" hemos de hacerla doblando (con cuidado y paciencia) el cartón y la goma eva con las manos y fijándola con los remaches a la distancia adecuada.

Cuando estén colocados todos los remaches (para que las "patitas" queden por dentro y no se vean) pegaremos con cola blanca los bordes de la caja, para que no se nos abra.

Una vez terminada la estructura, llega el momento de decorar nuestra maleta.

Las hebillas están hechas con cartón forrado de papel dorado.

Las "pegatinas" de los distintos destinos (algo muy típico de las maletas antiguas) las conseguí haciendo una búsqueda de imágenes en Google. No os incluyo los archivos, porque es probable que algunas imágenes tengan derechos y no quiero líos. Yo busqué en Google - Imágenes y fui probando con "etiqueta maleta vintage", "international travel vintage" y similares, hasta encontrar las que me fueron gustando.

Una vez tenías las imágenes, las imprimí en color, en folio blanco normal, las recorté y las pegué en la maleta con cola blanca.

La etiqueta, como no va totalmente pegada a la estructura de la maleta, la pegué primero sobre cartulina, para darle más consistencia. Después, la até con un trozo de cordel al asa de la maleta, arrugué un poco los bordes con los dedos (para darle un aspecto envejecido) y pegué la parte central a la maleta con un poco de cola blanca, para fijarla. En la etiqueta escribí el nombre del niño y el curso.

¡Y listo!

Ya veis que de qué forma tan sencilla, y con materiales baratos y fáciles de encontrar, podemos hacer esta maletita para una actuación infantil.

Espero que esta entrada os resulte útil y os sirva de inspiración, que ya queda poco para las actuaciones navideñas de este año.

¿A vosotros os pasa lo mismo? ¿Os piden cosas muy rebuscadas para las actuaciones del cole?

Si te ha gustado esta entrada, recuerda que puedes compartirla muy fácilmente en tus redes sociales favoritas, con los botoncitos que hay aquí debajo.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Comentarios