domingo, 7 de abril de 2013

Pizza casera, fresca o... ¡congelada! (Receta de masa de pizza muy fácil)


¿Os imagináis poder comer en casa una pizza como la que os pueden poner en un restaurante? Con la masa a vuestro gusto, más fina o más gordita. Y sin tener que tirar de precocinados, pero sin necesitar ingredientes ni utensilios "raros", ni trabajar mucho...

¿Utopía? Hasta hace unos días, yo os hubiera dicho que sí, que era imposible, que hacer pizza en casa era una complicación innecesaria, que, como mucho, yo compraba las bases congeladas y les ponía los ingredientes que quisiera... Pero esto es lo que hubiera dicho hasta hace unos días, hasta que me encontré con esta receta de masa de pizza casera sin complicaciones.

¿Sabéis qué es lo más increíble de todo? Que la puedes dejar preparada y congelarla... ¡Sí! Y, cuando te la quieras comer, sólo tienes que dejarla un rato a temperatura ambiente y meterla en el horno... ¡y comida rápida lista!

Como sé que se os está antojando, no me enrollo más y os cuento cómo se hace la masa de pizza casera fácil.

Las cantidades de los ingredientes dan para una pizza mediana, ideal para dos personas. Pero yo, normalmente, doblo los ingredientes para que me salgan dos pizzas y poder congelar una de ellas... ¡o para hacer una pizza grande como una rueda de carro!

INGREDIENTES

  • 175 gr de harina de fuerza
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharada de postre de sal
  • 1/2 cucharada de postre de azúcar
  • 1 cucharada sopera de aceite
  • 12 gr de levadura fresca prensada (1/2 pastilla de las que venden en el Mercadona, que tienen 25 gr)

Es importante que sea harina de fuerza, de otro modo el resultado no será óptimo.
Podéis ver las diferencias entre los distintos tipos de harinas AQUÍ.
No debemos eliminar el azúcar de la receta, ya que es el "alimento" de la levadura.
No debemos usar levadura química, tipo Royal, porque para este tipo de recetas no sirve. Ha de ser levadura "de la de verdad", ya sea fresca o en polvo. A mí me es más fácil encontrar la fresca, pero si usáis levadura en polvo ha de ser la mitad.


PREPARACIÓN


Mezclamos todos los ingredientes en un bol amplio, primero con una cuchara y después amasando con la mano unos cinco minutos, hasta obtener una masa homogénea y esponjosa que no se pegue al bol. Si fuera necesario, podemos añadir un poquito más de harina (pero sin pasarnos). Formamos una bola y la dejamos en el bol, que taparemos y guardaremos a temperatura ambiente (en un lugar sin corrientes) durante una hora. En ese tiempo, la levadura hará crecer la masa, como podéis ver en estas fotos.

Antes:



Y después de una hora:



Ahora nos toca extender la masa, para dar forma a nuestra súper-pizza. En este punto, hemos de saber si es:

  1. Para hornearla en el momento: la extenderemos sobre un papel de horno.
  2. Para congelarla: lo haremos sobre film transparente.

Podemos extender la masa con las manos y/o con un rodillo.



Si nos gusta la pizza con la masa más fina, ponemos ya los ingredientes.

Pero si nos gusta más esponjosa, dejaremos reposar la masa extendida unos veinte minutos más, para que engorde un poquito.

Cuando la masa esté a nuestro gusto, ponemos una capa de tomate, queso rallado en abundancia y lo que se nos ocurra (jamón, champiñones, bacon, carne, más queso, atún, anchoas,...). Terminamos espolvoreando orégano.

Si nos la vamos a comer en el momento, la ponemos con el papel de horno sobre el que la hemos extendido en una bandeja de horno. Hemos de precalentar el horno a 200 grados unos 10 minutos, y luego introducimos la pizza. La pondremos de la mitad del horno para abajo, para dar tiempo a que se haga la masa, sin que se nos achicharren los ingredientes. Hornearemos unos 10-12 minutos, hasta que la masa se tueste y los ingredientes estén bien hechos.

Tendrá más o menos este aspecto...



Apetitoso, ¿verdad? ¡Pues a comer!

Pero si vamos a congelarla, como hemos extendido la masa sobre un film transparente, después de poner todos los ingredientes sobre la masa, la envolvemos bien con el mismo plástico y la metemos en el congelador directamente, procurando que quede bien plana, para que no coja formas extrañas. Yo la pongo en el fondo de uno de los cajones del congelador.

Cuando nos vayamos a comer la pizza congelada, tendremos la precaución de dejar que se descongele un poco (una media hora será suficiente).

Un consejo: para descongelarla, primero la sacamos del film transparente y la colocamos en una bandeja de horno, preparada con papel de horno. Si la dejamos descongelar, nos costará trabajo desenvolverla luego sin que se nos desmonte.

Después, la horneamos igual que si fuera fresca.




Pues nada más, espero que os haya gustado la idea y que hagáis muchas pizzas en casa, que ya no tenéis excusa... Jejeje...

Estoy enlazando esta receta a la fiesta de enlaces del blog Personalización de Blogs

Por cierto, ¿habéis visto que le estoy dando un aire nuevo al blog? ¿Qué os parece? ¿Os gusta el nuevo look? Estoy deseando conocer vuestra opinión. Besitos y... ¡hasta la próxima receta!




12 comentarios :

  1. Mira por donde que voy a probar tu receta, seguro!! Nunca he conseguido preparar la masa de pizza y al igual que a tí me parecía super complicado. Tomo nota para probar a ver si me sale!! Besos

    ResponderEliminar
  2. que buena pinta tieneeeeee!!! voy a intentar hacerla, ya te contaré.

    ResponderEliminar
  3. Eso lo tengo q catar yo... me pongo manos a la obra

    ResponderEliminar
  4. Eso lo tengo q catar yo... me pongo manos a la obra

    ResponderEliminar
  5. ¿No te gusta cocinar? ¡no me lo creo!, con la pizza tan rica que nos has preparado y el blog que tienes lleno de cosas ricas, ¿eso como puede ser?, sea como sea, yo te animo a que sigas subiendo recetas tan ricas y sencillas porque me han encantado, Un beso

    ResponderEliminar
  6. que pinta! con tanto queso parecen las pizas de las tortugas ninja!!! me encanta! Besos, por cierto, vengo de la fiesta de enlaces.
    Gemma.

    ResponderEliminar
  7. me gusta mucho la pizza, sobre todo la de ginos! jeje creo que este finde me daré un homenaje y me haré una pizza 100% casera!! Además, como la semana que viene, tenemos la cena del grupo en ginos, aprovecharé a pedirme pasta!jejej

    ResponderEliminar
  8. si quiero podría congelar la bola de masa y estirarla hasta que ya la valla a preparar?

    ResponderEliminar
  9. podría congelar l bola de masa para estirarla otro dia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no te lo puedo decir, Michy, porque no lo he probado... Yo prefiero congelarla ya estirada y con los ingredientes puestos, como las que venden precocinadas. Si haces la prueba, cuéntame qué tal. Besos

      Eliminar
  10. Hola! Un par de recomendaciones! El orégano no se lo pondría desde el principio, antes de meterla al horno. Si utilizas el grill de la parte superior del horno puedes quemarlo y darle un gustillo no deseado! Yo se lo pongo cuando veo que a la pizza le faltan 2 minutos. Otra recomendación es, antes de meterla al horno mojar un pincel con huevo batido y darle a los bordes, en su defecto (que no quieras gastar un huevo para eso) puedes usar aceite. Asi se quedan mas suaves!! Espero que te sirva! A disfrutar!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!