Trufas


Es lunes... Hace frío y llueve... ¿Y si nos alegramos un poco la existencia con unas trufas?
Se hacen en un momento y no tienen complicación alguna. Si os gusta el chocolate... ¡no hay excusa!
Además, ¡mirad qué buena pinta tienen!



INGREDIENTES 


Con estas cantidades, salen unas 40 trufas.

  • 200 gr de chocolate de cobertura (1 tableta)
  • 150 gr de chocolate blanco (2 tabletas)
  • 400 gr de leche condensada (1 bote pequeño)
  • 1 cucharada de postre de café, ya preparado (o la punta de la cuchara de café soluble)
  • 2 cucharadas de postre de brandy
  • Cacao en polvo: yo uso cacao puro en polvo sin azúcar de Valor (que es especial para repostería), pero también podéis usar alguno similar al Cola-Cao
  • Fideos de chocolate


PREPARACIÓN


Troceamos todo el chocolate, blanco y negro, y lo fundimos en una cacerola a fuego lento. Si lo preferimos, también lo podemos hacer en el microondas, pero con cuidado de que no se queme.

Una vez derretido el chocolate, vertemos la leche condensada, el café y el brandy. Removemos bien, para obtener una mezcla homogénea. Si usamos café soluble, lo mezclamos antes en un vasito con el brandy, para disolverlo.

Dejamos reposar un rato, para que se enfríe y se espese bien la mezcla.

Ahora toca hacer las bolitas. Si la mezcla no tiene la consistencia adecuada, podemos agregar cacao en polvo para espesarla. Lo hacemos poco a poco, removiendo bien. Cuando veamos que ya podemos darle forma a la masa, vamos haciendo bolitas con ayuda de una cuchara de postre.

Cuando tengamos hecha cada pelotita, la rebozamos en fideos de chocolate o en cacao en polvo (que tendremos preparados en sendos platitos, para facilitarnos el trabajo). A mí, personalmente, me gustan más con cacao, pero hago de los dos tipos para que haya variedad. Si os apetece algo distinto, también las podéis probar con coco rallado.

Y, para terminar, colocamos la trufa ya terminada en una cápsula para trufas (o para minicupcakes, si preferís otros diseños). Esto es opcional, pero facilita el almacenaje, ya que evita que se peguen entre sí. Y, además, luego son más fáciles de comer.

Cuando las tengamos todas hechas, las metemos en un recipiente bien cerrado y las dejamos enfriar completamente en la nevera, para que terminen de endurecerse.

En invierno, os aconsejo que las saquéis del frigorífico un rato antes de comerlas (en verano no hace falta).


7 comentarios:

  1. ¡Exquisitas! Y con una pinta... Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón!!!Menuda pinta!!!!Que ricas, nos guardamos la receta ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola Carmen !! Vego requeteempujada por todos !! Gracias de verdad por ayudarme a conseguir mis 130 seguidores .....Por cierto tus trufitas estupendas ...y si, me encanta el chocolate !! Y son super sencillas de hacer . Un besete
    Mila

    ResponderEliminar
  4. Carme, pero qué delicia d etrufas, me encantan, son una verdadera exquisitez!!
    Tomo nota!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Tienen una pinta espectacular, felicidades. Besos

    ResponderEliminar
  6. Carme wapisima te deje otro premio¡¡

    ResponderEliminar
  7. Muy ricas!!Un clásico en la mayoría de blogs no debe faltar la receta!!Salen riquísimas y hay un montón de variedades!!Besos!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!