Cakepops

Los cakepops no son más que bolas de bizcocho bañadas en chocolate y pinchadas en un palito. Es un dulce que, en su versión más simple (la que vamos a ver hoy) resulta asombrosamente fácil de hacer para lo bonito que queda.



Además, es una solución ideal para aprovechar recortes de bizcocho que nos sobran cuando hacemos una tarta. El bizcocho se puede congelar sin problemas, y así lo reservamos para hacer estas cositas. Podéis usar el bizcocho que tengáis a mano, incluso bizcochitos comprados, si no tenéis ninguno guardado ni ganas de encender el horno. En mi opinión, no merece la pena hacer un bizcocho expresamente para esto, ya que cunde muchíiiisimo.



INGREDIENTES (las cantidades son un poco "a ojo")


  • Bizcocho: yo he usado un recorte que tenía congelado de bizcocho de mandarina, que está hecho igual que el bizcocho de las magdalenas de naranja (RECETA AQUÍ), pero usando ralladura de mandarina en lugar de naranja.
  • Buttercream: yo he usado glaseado de crema de cacao (RECETA AQUÍ), que se hace en un momento y combina muy bien con el sabor de este bizcocho.
  • Chocolate blanco y negro, para fundirlo. Yo he usado un chocolate negro de cobertura y chocolate blanco normal.
  • Fideos de chocolate, de colores, etc: para adornar. 



PREPARACIÓN


Poner el bizcocho en un bol grande y deshacerlo bien con los dedos, hasta que se quede hecho miguitas.



Añadir la crema de mantequilla poco a poco y mezclar bien, hasta conseguir una masa con la consistencia adecuada como para hacer las bolitas.



Damos forma a las bolitas con las manos (como cuando hacemos albóndigas), haciéndolas rodar para compactarlas, y las dejamos en un tupper que hemos preparado con papel de horno en la base, para que no se peguen. Cerramos el tupper y lo metemos en el congelador unos 30 minutos, para que las bolas se endurezcan y no se nos desmonten.



Mientras, vamos preparando los palitos (tantos como pelotillas nos hayan salido). Yo he usado palos de madera para brochetas (comprados en el Mercadona) partidos por la mitad. También venden palitos expresamente para estas cosas (que son como los de las piruletas).



Preparamos también la base para que se sequen los cakepops. Tienen que estar de pie y separaditos unos de otros, para que no se peguen entre sí y no se estropeen. Podéis usar una base de corcho blanco y los vais pinchando allí. También venden bases preparadas para cakepops, con los agujeritos hechos para los palitos. Yo, como no tengo de eso, preparo varios vasos con garbanzos (sí, garbanzos...) dentro, que me dan la base adecuada para ir "pinchando" los cakepops con la suficiente estabilidad.

Troceamos el chocolate y lo ponemos en boles adecuados para el microondas. Lo derretimos con cuidado. Necesitamos que esté fluido, pero no excesivamente caliente, para que no derrita mucho la mantequilla de las bolas y se nos desmonten. Es normal que, mientras trabajamos, el chocolate se solidifique, pero lo arreglamos con un toquecillo de microondas.

Pasada esa media hora, las vamos sacando de poquitas en poquitas, para que no se nos ablanden.

Ahora vamos a montar los cakepops.



Primero, mojamos un extremo del palito en el chocolate que vayamos a usar para hacer la cobertura y lo pinchamos bien en la bolita (¡sin atravesarla del todo!).




Después, con ayuda de una cuchara, cubrir completamente la superficie de la bolita con el mismo chocolate, dándole vueltas con el palito para que se escurra el chocolate sobrante y no gotee.



Si queremos adornarlo con virutillas de chocolate o de colorines, espolvorearlas sobre el chocolate aún húmedo. Pero ten en cuenta que, como la bola de bizcocho está fría, el chocolate se solidificará en un momento, así que hay que hacerlo rápido.

Cuando hemos terminado, dejamos el cakepop de pie en la base (o vaso con garbanzos) y nos ponemos con el siguiente.

Si le queremos hacer unos dibujos con chocolate de otro color (como lo que yo he hecho) es muy simple. Dejamos que se enfríe del todo el chocolate de base y tenemos preparado chocolate derretido del otro color. Cogemos el cakepop por el palito, en posición horizontal. Con la otra mano, cogemos una cucharilla y vamos dejando caer el chocolate poquito a poco, formando un hilito, mientras le vamos dando vueltas al cakepop. Cuando nos parezca que ya está, volvemos a dejar en la base para que se enfríe del todo.

Conservar en la nevera.

3 comentarios:

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me encanta leerlos todos y me ayudan a mejorar este blog día a día... ¡Sin vosotros, esto sería muy aburrido!