Ir al contenido principal

Magdalenas rellenas: distintas técnicas (jeringa, manga pastelera y descorazonador)



El verano no es la mejor época del año para hacer pasteles con coberturas y glaseados: aunque los conserves en la nevera, a los pocos instantes de servirlos ya se ponen pringosos y medio derretidos. Pero eso no nos va a impedir criar lorcillas: si no podemos trabajar con el exterior de los dulces, hagámoslo con el interior.

Para rellenar magdalenas, podéis hacerlas vosotros o comprarlas hechas... No es lo mismo, claro, pero el horno también da mucho calor, así que se perdona.

 INGREDIENTES

  • Magdalenas (receta aquí): mejor solas o con azúcar (sin frutos secos)
  • Mermelada de fresa
  • Sirope de chocolate
  • Cualquier otra cosa que se os ocurra


TÉCNICA DE RELLENO DE MAGDALENAS CON JERINGA



Pues la verdad es que no tiene mucho misterio. Es importante que, si usamos magdalenas caseras, éstas se hayan enfriado completamente antes de rellenarlas, para que no se desmenucen.

Para rellenarlas usaremos un utensilio similar al de la foto:


Se ve que es como una jeringa: éste lo he comprado en Hipercor, por unos 4€. Viene con varias boquillas intercambiables. Para lo que nos ocupa, vamos a usar una larga y estrecha, que nos permitirá pinchar la magdadena. Bueno, pues ya os podéis imaginar cómo se hace: se pone el relleno elegido dentro de la jeringa, se sujeta una magdalena con firmeza con una mano y con la otra se pincha con la jeringa en la parte superior y se inyecta el relleno, presionando el émbolo y subiendo poco a poco, hasta sacar la boquilla. Se repite esta operación 3 veces en cada magdalena. El truco para que queden bien rellenas es que, al retirar completamente la jeringa, asome una gotita del relleno por en agujero que hemos hecho.

Yo esta vez he rellenado varias de mermelada de fresa y otras de sirope de chocolate, pero podéis hacerlo con lo que se os ocurra, siempre que tenga la textura adecuada para trabajar con la jeringa.

Una vez rellenas, nos las podemos comer tal cual o ponerles una cobertura.

Esta técnica de relleno de magdalenas la vamos a usar mucho para hacer cupcakes.

Podéis hacer también lo mismo con una manga pastelera, si le acopláis una boquilla similar a la que lleva la jeringa (que las hay).

TÉCNICA DE RELLENO DE MAGDALENAS CON DESCORAZONADOR


Además de la técnica de relleno con jeringa que os acabo de explicar, también podemos rellenarlas de una forma muuuucho más sencilla, aunque el resultado queda visualmente más feote, por lo que necesariamente tendremos que ponerles una cobertura a las magdalenas. 

Con ayuda de un descorazonador, hacemos un agujero en el centro de la magdalena, que rellenaremos con lo que queramos (mermeladas, caramelo, ganaché, leche condensada,...). Luego, volvemos a colocar el trozo de bizcocho que hemos sacado con el descorazonador. Quedará algo así:

Comentarios