Cupcakes de Red Velvet con glaseado de queso (y... ¡otro Premio Best Blog!)






Bueno, pues, como os prometí, aquí estoy con la receta de los cupcakes de red velvet con buttercream de queso. He de decir que es la primera vez que los hago, y estoy contentísima del resultado. Si lo hacéis como yo, seguro que os salen bien... ¡y no es nada complicado!

Antes de seguir, quiero darle las gracias al blog Endulcémonos, que también nos ha concedido el premio Best Blog... ¡qué ilusión! ¡Qué contenta estoy! En la entrada que escribí ayer, podéis ver mis respuestas a las preguntas que vienen con el premio y mis nominados para el mismo. (ver aquí).





Y ya, sin más, vamos a ver cómo se hacen estos cupcakes tan ricos...

 

INGREDIENTES


  • Magdalenas hechas con la receta del bizcocho Red Velvet (RECETA)
  • Buttercream de queso (RECETA)
  • Sprinkles y perlitas comestibles para adornar.

PREPARACIÓN


Hacemos las magdalenas según la receta que os puse. Las dejamos enfríar completamente antes de decorarlas. De hecho, lo mejor es que estén frías de la nevera, para que no derritan el glaseado.

Una vez frías, las podemos decorar a nuestro gusto con la buttercream de queso (que también ha de estar fría de la nevera, para que esté lo más consistente posible y mantenga la forma).

La manera más sencilla de decorar nuestros cupcakes sería la siguiente:


Ponemos el glaseado de queso en una manga pastelera, con una boquilla grande de estrella abierta y hacemos una espiral sobre el bizcocho, desde el centro hacia afuera (en el ejemplo de arriba, el de los corazoncitos), o desde fuera hacia el centro, como si fuera un helado (como en el de abajo). Añadimos los sprinkles antes de que se solidifique el glaseado, para que se queden bien pegaditos.

También podemos hacer lo siguiente:


Hacemos, como en el ejemplo anterior, una espiral con el glaseado, de dentro hacia afuera. Y colocamos en el centro una rosa de pasta de azúcar (teñida con colorante en pasta Extra Red de Sugarflair, el mismo que hemos usado para darle el color al bizcocho). Podéis ver cómo se hacen las rosas en mi tutorial:



El último modelo de decoración es el siguiente:


Para hacerlo, preparamos la manga pastelera con el glaseado de queso y la misma boquilla que hemos empleado en los ejemplos anteriores. Con la manga completamente en vertical, vamos haciendo entrellitas en la superficie de la magdalena. Las disponemos en círculos, empezando de fuera hacia adentro. Presionamos la manga, con la boquilla pegando al bizcocho, hasta que se hace la estrella (procurando que sean todas más o menos iguales) y dejamos de presionar antes de retirar la manga. 
En el centro de cada estrellita se forma como un piquito. Así que ponemos una perlita para espachurrar ese resto de crema y formar como florecitas.

Bueno, pues espero que os haya gustado... aunque más me ha gustado a mí comérmelos ¡porque están buenísimos! Así que animaos a hacerlos, que es más fácil de lo que parece.



Glaseado de queso


Costó su trabajito, pero... ¡lo conseguí! ¡He dado con una receta de buttercream de queso alucinante! 
Y es que todas las recetas que probaba me parecían excesivamente dulces, o no tenían una textura adecuada para decorar. Así que, directamente, me puse a probar distintas proporciones de los ingredientes y éste es el resultado.

Con todo, al llevar bastante menos cantidad de mantequilla que las buttercream clásicas, el glaseado es más ligero y no quedará tan consistente. Eso nos va a limitar algo a la hora de usarlo para decoración, pero la textura es mucho más ligera y el sabor... ¡alucinante!

Con estas cantidades de ingredientes, he tenido para decorar unos 14 cupcakes, para que os hagáis una idea.

INGREDIENTES


100 gr de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
200 gr de queso blanco para untar, tipo Philadelphia (bien frío, de la nevera)
300 gr de azúcar glas

PREPARACIÓN


Batimos bien la mantequilla y el azúcar glas, hasta obtener una pasta homogénea. 

Después, añadimos el queso, que tiene que estar bien frío de la nevera, para que no derrita la mantequilla, lo que cortaría la mezcla. Batimos muy bien, hasta que quede todo bien mezclado.

Yo no tengo una Kitchen Aid, ni nada por el estilo. Yo uso una batidora de mano normal y corriente, que, además, me calienta la mezcla al batir. Por eso, tengo que meter siempre la buttercream en la nevera antes de poder usarla, por lo menos 15 minutos. Pero ésta, al tener una textura más ligera, la tuve en el frigorífico 40 minutos, hasta que se endureció lo suficiente como para poder darle forma con la manga pastelera.

Red Velvet


Este llamativo bizcocho de color rojo tiene múltiples versiones. La que yo os voy a explicar es bastante fácil de hacer (a mí me ha salido a la primera...) y tiene un sabor suave (pese a la estridencia del color) y una textura esponjosa.

Las cantidades de ingredientes me han dado para hacer 10 - 12 cupcakes (de tamaño normal, con los papelitos de magdalenas del Mercadona). Así que para hacer un bizcocho de tamaño normal habrá que doblar las cantidades.

INGREDIENTES


  • 60 ml de aceite de girasol
  • 160 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharada sopera rasa de cacao en polvo sin azúcar (yo he usado el de la marca Valor, comprado en Mercadona)
  • 1/2 cucharada de postre de colorante rojo en pasta (yo he usado el Extra Red de Sugarflair)
  • 1'5 cucharadas de postre de extracto de vainilla
  • 125 ml de leche
  • 1 cucharada de postre de zumo de limón
  • 150 gr de harina
  • 1/2 cucharada de postre de bicarbonato
  • 1 cucharada de postre de vinagre de vino blanco

PREPARACIÓN


Precalentar el horno a 170 grados y preparar los papelitos para magdalenas o un molde engrasado (si vamos a hacer un bizcocho).

Ponemos la leche en un vaso y le añadimos el zumo de limón. Lo dejamos reposando para que se corte la leche, al menos cinco minutos.

Batimos en un bol grande el azúcar y el aceite. Después, añadimos el huevo y la vainilla, y volvemos a batir.

Mezclamos bien, con un tenedor, en otro bol la harina y el cacao. Añadimos la mitad de esto a la mezcla anterior y volvemos a batir.

Después, añadimos la leche cortada y batimos nuevamente.

Ahora, echamos el resto de la harina con cacao y batimos de nuevo. Y ya soltamos la batidora.

Mezclamos en un vasito el vinagre con el bicarbonato. Cuando burbujee, lo añadimos a la masa y mezclamos bien con una cuchara metálica.

Por último, añadimos el colorante rojo y seguimos mezclando con la cuchara, hasta obtener una masa de textura y color homogéneos.

Vertemos la masa en el molde engrasado (si es un bizcocho) o en las cápsulas para magdalenas (con cuidado de no llenarlas más de 2/3 de su capacidad).

Metemos en el horno, poniendo la bandeja de la mitad para abajo del horno, y dejamos hacer:
  • Magdalenas: unos 20 minutos. Empezamos a comprobar a los 15 minutos, y sacamos del horno cuando pinchemos con un palillo en el centro y salga limpio.
  • Bizcocho: unos 35 minutos. Empezamos a comprobar a los 25 minutos, y sacamos del horno cuando pinchemos con un palillo en el centro y salga limpio.
Si vemos que la parte superior se tuesta mucho, apagamos la parte de arriba del horno.
No abrimos al horno antes del tiempo indicado para empezar la comprobación, porque el bizcocho baja y ya no vuelve a subir (se quedará hundido por el centro, muy feo).

Nos han dado el Premio Best Blog



¡Qué ilusión!
¡Nos han dado un premio!
Hace un par de días, me encontré con la sorpresa de que desde Bouquet Garni nos habían concedido el Premio Best Blog. Como es el primer premio que nos dan, quería hacer un post especial para compartirlo con todos vosotros.


REVISIÓN DEL 31-Enero-2013: Al día siguiente de publicar este post, el blog Endulcémonos también nos concedió el Premio Best Blog, así que no quería dejar de mencionarlo en esta entrada... ¡Muchísimas gracias!



El premio viene con unas preguntitas, que paso a responder a continuación:

  • ¿Qué te gusta más cocinar: postres o platos de cuchara? Jejeje... A mí no me gusta cocinar...
  • ¿Qué es lo más importante para ti en una persona: la personalidad o el físico? La personalidad... (realmente... ¿hay álguien que conteste que el físico?).
  • ¿Cuándo empezaste el blog? Pues creo que hace unos siete meses.
  • ¿Quién fue la persona que te inspiró para entrar en este mundo? En el mundo de la cocina empecé por obligación, porque no me gustará cocinar, pero sí comer. Y el blog lo empecé como una forma de tener todas las recetas en el mismo sitio, para usarlas yo o por si me las pedía alguna amiga... 
  • ¿Sueles seguir muchos blogs o te llegan seguidores por otras personas que te han conocido? La verdad es que hasta ahora me he movido más en Facebook para contactar con otros bloggers, pero, como todos sabemos, últimamente no se están portando muy bien con las páginas, así que empezaré a usar otros métodos de contacto.
  • ¿Qué te gusta más: cocinar o que te cocinen? Jejeje... Que me cocinen, claro. En realidad, me gusta más comer en la calle, pero eso también cansa.
  • ¿Comes en casa o en el trabajo? En casa, que es donde trabajo...
  • ¿Sueles hacer recetas de verdura? Sobre todo, purés y ensaladas.
  • ¿Cuál es tu mejor receta? No creo que tenga una "receta estrella", depende del día...
  • ¿Qué le pides a una persona para que sea tu amiga? No sé... que sea mi amiga, sólo eso (luego, cada uno es como es)...
  • ¿Cuál es la mejor película que has visto? Sin duda, "Lo que el Viento se Llevó". También me gustan mucho "Forrest Gump" y "Blade Runner".
A continuación.... (redoble de tambor)... estos son los blogs a los que yo les concedo el premio Best Blog. ¡Felicidades!
  1. Rosana's Biscuits
  2. La Caja de las Delicias
  3. La Cajita de Azúcar
  4. La Casuca Dulce de Ponona Cakes
  5. Amour Sucre
  6. Tothom a la Cuina
  7. Cupcakes Noa
  8. Las Recetruquis de Elena
  9. Cocinando Dulce y Salado
  10. Bikísimas
  11. The Cookies Family
  12. Con Doble de Azúcar
  13. Pastel & Mantel
  14. Los Dulces de Nayna
  15. Cuqui's Cook
  16. Cocinando con Estela y Pilar
  17. El Blog de las Cosas Molonas
  18. Dulce Perdición
  19. Cibercocina
  20. Sugar y Más (nota: elimino el link a este blog porque ha sido eliminado por su autor)

Corazones de galleta con chocolate



Las galletas decoradas con glasa o pasta de azúcar (o fondant) son muy bonitas, pero hay que tener tiempo y ganas de hacerlas. Hoy os traigo una opción mucho más simple para decorar galletas. Además, he de confesar que, personalmente, a mí me gustan más con chocolate.

Yo lo he hecho con galletas en forma de corazón, porque estoy en pleno proceso creativo "sanvalentinero", pero es obvio que la forma de las galletas no afecta al resultado final. Aún así, os lo dejo como idea para un postre fácil y sin complicaciones para el día de los enamorados...

Si lo hacéis con galletitas pequeñas, resultan unas excelentes pastitas para acompañar el té o el café. Todo depende del cortapastas que usemos para darles forma a las galletas.

INGREDIENTES


  • Galletas de mantequilla (VER RECETA)
  • Chocolate de cobertura

PREPARACIÓN


Hacemos las galletas de mantequilla según la receta que os di en una entrada anterior (ver aquí). Yo les he dado forma con un cortapastas en forma de corazón. Una vez hechas, las dejamos enfriar completamente antes de decorarlas.

Cuando las galletas estén frías, derretimos el chocolate de cobertura (en el microondas o al "baño María": yo prefiero el microondas, por rapidez, pero hay que tener cuidado de que no se nos queme). Con ayuda de una cuchara, extendemos el chocolate de manera uniforme por la parte de abajo de las galletas, cubriéndolas por completo. Las vamos colocando con el chocolate hacia arriba y, cuando terminemos, las metemos en el frigorífico para que se solidifique.

Cuando el chocolate que hemos puesto antes esté completamente frío y solidificado, sacamos las galletas del frigo y les damos la vuelta. Volvemos a derretir el chocolate de cobertura restante, pues nos hace falta que esté bastante fluido. Con ayuda de una cuchara, vamos dejando caer el chocolate sobre las galletas, en forma de hilo, moviendo la cuchara en distintas direcciones, para formar líneas aleatorias.

Cuando hayamos terminado, volvemos a meter en el frigorífico, para que se termine de solidificar el chocolate de la parte de arriba, y en un ratito podremos comerlas... Pero si el ansia de chocolate es más fuerte que nosotros, siempre podemos rebañar los restos de chocolate derretido mientras esperamos...

Pastel de atún


Repasando el recetario, me acabo de dar cuenta de que no os había colgado la receta del pastel de atún... ¡qué fallo! ¡Con lo fácil que es de hacer! Ya veréis que no tiene ninguna complicación...

Yo lo suelo preparar bastante en verano, porque es un plato fresquito. Pero se puede hacer todo el año, porque te apaña una cena (en nuestro caso para varios días) en un ratito... ¡y se puede dejar hecho por la mañana, o el día anterior!

INGREDIENTES (para unas 6 raciones)

  • 3 latitas de atún
  • 4 rebanadas de pan de molde
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas soperas de tomate frito
  • 200 ml de nata líquida
  • Sal

PREPARACIÓN


Precalentar el horno a 200 grados.

Escurrimos muy bien el aceite del atún y ponemos todos los ingredientes juntos en un bol grande. Batimos con la batidora hasta que quede triturado muy fino y bien mezclado. Queda bastante líquido, así que no te preocupes, porque cuajará en el horno.

Vertemos la mezcla en un molde engrasado. Yo uso uno rectangular (tipo plum-cake), pero sirve cualquier forma. Ponemos el molde dentro de otro cacharro (apto para el horno), que llenaremos con agua. Esto es porque lo tenemos que hacer al baño María. No hace falta que el nivel del agua alcance el de la preparación de dentro del molde. Pero sí hay que tener mucho cuidado de que el agua no vaya a entrar dentro del molde al hervir, porque estropearía el pastel...

Ponemos esto en una bandeja de horno y lo dejamos hacer entre 35 y 45 minutos (dependiendo del horno). Empezamos las comprobaciones a los 30 minutos: estará listo cuando, al pinchar en el centro, nos salga limpio. Si se nos pasa de tiempo, quedará seco, así que es mejor empezar las comprobaciones prontito, sobre todo la primera vez que lo hacemos.

Si durante el proceso de horneado vemos que la parte de arriba se oscurece mucho, podemos apagar la parte de arriba del horno. Pero es normal que se forme como una costra. A mí me suele dar igual, porque al desmoldarlo la parte de arriba me queda abajo y no se ve. Pero también la podéis quitar con cuidado.

Sacamos del horno y dejamos enfriar un rato antes de desmoldar (si es que vamos a desmoldarlo, porque también se puede servir directamente del molde, si hemos usado, por ejemplo, una fuente).

Se sirve frío de la nevera, y lo podemos acompañar con mayonesa, salsa rosa,... ¡o comerlo solo, que también está muy rico!

Cojín con bolsillos


Como ya bien sabéis, a mí no me gusta cocinar... Pero, además, detesto coser. Al menos, de cocina sí tengo una ligera idea, pero es que de costura... pegar botones y poco más. Ahora bien, a cabeza dura no me gana nadie.

Me volví loca buscando por las jugueterías un puzzle para que mi hijo de 2 años aprenda a abrir y cerrar distintos tipos de cierres (para que empiece a acostumbrarse a vestirse y desvestirse solito). Lo único que encontré fue, en Imaginarium, una cosa que más o menos se parecía a lo que buscaba, pero el precio me pareció desorbitado para lo que era. Así que me pasó por la cabeza esa peligrosa idea de "esto lo hago yo". E igual que ejerzo de fontanera amateur (porque "para qué voy a llamar a un fontanero, si eso lo hago yo... no sé hacerlo, pero seguro que el chico de la ferretería me explica cómo"), pues me fui a la mercería que hay debajo de mi casa y compré lo que se me ocurrió para hacer este cojín. El diseño surgió sobre la marcha.

Os voy a contar cómo lo he hecho, por si lo encontráis útil. Sé que no se come... pero bueno...



He usado:
  • 4 lienzos de fieltro: 2 rojos, 1 verde claro y 1 verde oscuro. Las medidas son 23 x 30 cm cada lienzo.
  • 1 botón grandecito
  • 1 trozo de belcro
  • 1 cremallera
  • 1 broche de imán (como los de los bolsos)
  • 1 cordón de zapatos

He cortado el fieltro rojo y he cosido los bolsillos, cada uno con su cierre correspondiente. Son bolsillos independientes y completos (como monederitos). Los pespuntes los he hecho con hilo de bordar Anchor de distintos colores (usando las 6 hebras a la vez). Me han sobrado unos trozos de fieltro rojo.

Después, he cosido los bolsillos en los lienzos de fieltro verde.

Ahora toca montar el cojín. Hay que unir los dos lienzos de fieltro verde entre sí. Para hacer la costura más fuerte y que no se escape el relleno, primero lo he cosido del revés (dejando un hueco sin coser más o menos del tamaño de mi mano, para rellenarlo). Después, le he dado la vuelta, como un calcetín, y le he hecho un pespunte, también con hilo de bordar.

Para rellenarlo, compré en una tienda de chinos un relleno de cojín, lo abrí y usé la cantidad de relleno que me hizo falta para que el cojín quedara mullidito, metiéndolo y apretando por el agujero que he dejado.

Finalmente, se cose ese hueco con el mismo pespunte que hemos usado para el resto del contorno del cojín (para que se note lo menos posible) y... ¡listo!

Cakepops

Los cakepops no son más que bolas de bizcocho bañadas en chocolate y pinchadas en un palito. Es un dulce que, en su versión más simple (la que vamos a ver hoy) resulta asombrosamente fácil de hacer para lo bonito que queda.



Además, es una solución ideal para aprovechar recortes de bizcocho que nos sobran cuando hacemos una tarta. El bizcocho se puede congelar sin problemas, y así lo reservamos para hacer estas cositas. Podéis usar el bizcocho que tengáis a mano, incluso bizcochitos comprados, si no tenéis ninguno guardado ni ganas de encender el horno. En mi opinión, no merece la pena hacer un bizcocho expresamente para esto, ya que cunde muchíiiisimo.



INGREDIENTES (las cantidades son un poco "a ojo")


  • Bizcocho: yo he usado un recorte que tenía congelado de bizcocho de mandarina, que está hecho igual que el bizcocho de las magdalenas de naranja (RECETA AQUÍ), pero usando ralladura de mandarina en lugar de naranja.
  • Buttercream: yo he usado glaseado de crema de cacao (RECETA AQUÍ), que se hace en un momento y combina muy bien con el sabor de este bizcocho.
  • Chocolate blanco y negro, para fundirlo. Yo he usado un chocolate negro de cobertura y chocolate blanco normal.
  • Fideos de chocolate, de colores, etc: para adornar. 



PREPARACIÓN


Poner el bizcocho en un bol grande y deshacerlo bien con los dedos, hasta que se quede hecho miguitas.



Añadir la crema de mantequilla poco a poco y mezclar bien, hasta conseguir una masa con la consistencia adecuada como para hacer las bolitas.



Damos forma a las bolitas con las manos (como cuando hacemos albóndigas), haciéndolas rodar para compactarlas, y las dejamos en un tupper que hemos preparado con papel de horno en la base, para que no se peguen. Cerramos el tupper y lo metemos en el congelador unos 30 minutos, para que las bolas se endurezcan y no se nos desmonten.



Mientras, vamos preparando los palitos (tantos como pelotillas nos hayan salido). Yo he usado palos de madera para brochetas (comprados en el Mercadona) partidos por la mitad. También venden palitos expresamente para estas cosas (que son como los de las piruletas).



Preparamos también la base para que se sequen los cakepops. Tienen que estar de pie y separaditos unos de otros, para que no se peguen entre sí y no se estropeen. Podéis usar una base de corcho blanco y los vais pinchando allí. También venden bases preparadas para cakepops, con los agujeritos hechos para los palitos. Yo, como no tengo de eso, preparo varios vasos con garbanzos (sí, garbanzos...) dentro, que me dan la base adecuada para ir "pinchando" los cakepops con la suficiente estabilidad.

Troceamos el chocolate y lo ponemos en boles adecuados para el microondas. Lo derretimos con cuidado. Necesitamos que esté fluido, pero no excesivamente caliente, para que no derrita mucho la mantequilla de las bolas y se nos desmonten. Es normal que, mientras trabajamos, el chocolate se solidifique, pero lo arreglamos con un toquecillo de microondas.

Pasada esa media hora, las vamos sacando de poquitas en poquitas, para que no se nos ablanden.

Ahora vamos a montar los cakepops.



Primero, mojamos un extremo del palito en el chocolate que vayamos a usar para hacer la cobertura y lo pinchamos bien en la bolita (¡sin atravesarla del todo!).




Después, con ayuda de una cuchara, cubrir completamente la superficie de la bolita con el mismo chocolate, dándole vueltas con el palito para que se escurra el chocolate sobrante y no gotee.



Si queremos adornarlo con virutillas de chocolate o de colorines, espolvorearlas sobre el chocolate aún húmedo. Pero ten en cuenta que, como la bola de bizcocho está fría, el chocolate se solidificará en un momento, así que hay que hacerlo rápido.

Cuando hemos terminado, dejamos el cakepop de pie en la base (o vaso con garbanzos) y nos ponemos con el siguiente.

Si le queremos hacer unos dibujos con chocolate de otro color (como lo que yo he hecho) es muy simple. Dejamos que se enfríe del todo el chocolate de base y tenemos preparado chocolate derretido del otro color. Cogemos el cakepop por el palito, en posición horizontal. Con la otra mano, cogemos una cucharilla y vamos dejando caer el chocolate poquito a poco, formando un hilito, mientras le vamos dando vueltas al cakepop. Cuando nos parezca que ya está, volvemos a dejar en la base para que se enfríe del todo.

Conservar en la nevera.