Galletas de jengibre


Estas galletas son típicamente navideñas, aunque se pueden tomar en cualquier época del año. Son realmente fáciles de preparar y su sabor especiado resulta muy agradable.
Con esta misma receta podemos preparar galletas decoradas (como, de hecho, haremos en los próximos días), pero si no tenemos tiempo, o ganas, también se les puede dar la presentación de "galletas artesanas" que veis en la foto.

INGREDIENTES

  • 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 250 gr de harina
  • 1 huevo batido
  • 1 cucharada de postre de jengibre en polvo
  • 1 cucharada de postre de canela en polvo
  • 1 o 2 cucharadas soperas de miel (al gusto)
Almendras crudas picadas y más azúcar moreno: para decorar

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180 grados y preparar una bandeja de horno con papel de horno.

Mezclar en un bol grande los ingredientes secos de la masa. Añadir el huevo batido, la mantequilla y la miel. Amasar bien hasta conseguir una masa homogénea. Si se nos queda muy blanda, meterla media hora en la nevera, para que se enfríe la mantequilla y se compacte un poco (será más fácil trabajar con ella). Si la metemos en la nevera, apagar el horno mientras tanto.

Una vez esté la masa lista y tengamos el horno precalentándose, formar bolitas con la pasta y aplastar con los dedos, dándole una forma redondeada. No hace falta que nos queden perfectas, porque eso les dará un aspecto más "artesanal".

Yo las he hecho pequeñas, como si fueran pastas de té. Pero se pueden hacer más grandes sin problema.

Las vamos colocando en la bandeja del horno, que tenemos preparada con el papel (para que no se nos peguen). Hay que dejar una separación entre las galletas, porque al hornearse siempre crecen un poco (4 o 5 cm serán suficientes).

Sobre cada galleta, ponemos un pellizco de almendras crudas picadas. Apretamos un poquito con el dedo, para que se peguen bien a la galleta. Encima, espolvoreamos un poco de azúcar moreno.

Horneamos hasta que queden doraditas (entre 8 y 12 minutos). Hay que controlarlas bien, porque se queman enseguida. Saldrán del horno un poco blandurrias, pero al enfriarse se endurecen.

Dejar enfriar y... ¡listas!

Yo las conservo en la nevera (como todos los dulces caseros).

Con esta misma masa, podemos también preparar galletas decoradas, como las siguientes:



En próximas entradas os iré contando cómo hacerlas. Pero por hoy lo vamos a dejar aquí. ¡Sólo me queda desearos unas muy felices fiestas!

Lentejas con berenjena


Un plato de legumbres no tiene porqué resultar grasiento o pesado para ser sabroso, y éste es un buen ejemplo. Estas lentejas cocinadas con verduras son fáciles de hacer, tardan poco y están muy ricas. Y, como no llevan grasa, trituradas son fantásticas para los más peques. ¡¿Qué mas se puede pedir?!

Yo uso lentejas de la variedad "Pardinas", que son más pequeñas y oscuras que las otras, por varios motivos. Para empezar, no hace falta ponerlas en remojo con antelación. Además, se hacen antes y es más difícil que se les desprenda la piel (lo que ocasionaría un estropicio en nuestro guiso de lentejas...).

Los ingredientes son para cuatro raciones abundantes. Si quieres, las puedes congelar, pero SIN la patata (la patata congelada luego se queda como de corcho... ¡puaj!), a no ser que lo vayas a hacer en puré, que dará lo mismo.

INGREDIENTES

  • 300 ml de lentejas "Pardinas" (sí, has leído bien, la medida está en ml, ya que uso un vaso para medir...)
  • Un puñado de arroz
  • 1 tomate grande
  • 1 trozo de cebolla (al gusto)
  • 1 zanahoria grande
  • 1 pimiento
  • 1 patata mediana
  • 1 berenjena
  • 1 pastilla de caldo de pollo (Avecrem)
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN


Lavar bien todas las verduras, pelarlas y cortarlas en trozos. Ponerlas en una olla de tamaño adecuado.

Poner en un colador las lentejas y lavarlas bien debajo del grifo. Añadirlas a la olla. Poner también el arroz, la pastilla de Avecrem desmenuzada y un chorrito de aceite de oliva. Yo no le añado más sal, con el Avecrem creo que es suficiente.

Cubrir con agua y poner a fuego fuerte. Cuando empiece a hervir, bajar a fuego medio y dejar hacer hasta que las lentejas y todas las verduras estén cocinadas. Tardará unos 30 o 40 minutos. Remover de vez en cuando, para que no se nos pegue al fondo.

Para hacer las lentejas uso una olla convencional. No me gusta hacerlas en olla express, porque para este plato apenas se ahorra tiempo y las lentejas tienden a deshacerse.

Macarrones con setas y gambas


¡Me acabo de dar cuenta de que no os había puesto por aquí ninguna receta de pasta! Pues ya está, nos estrenamos con estos macarrones con setas y gambas, que están hechos en un momento, pero no son los típicos macarrones con tomate y queso.
Las cantidades son un poco a ojo, depende del número de comensales. Aunque hay que tener en cuenta que la ración de pasta seca por persona es de 100 gramos.

INGREDIENTES

  • Macarrones
  • Setas congeladas (yo uso un variado de setas congeladas del Mercadona)
  • Gambas CRUDAS peladas congeladas (es importante que sean crudas, porque si vienen cocidas luego nos quedarán muy secas)
  • Jamón curado en taquitos
  • Sal, pimienta, ajo en polvo
  • Aceite de oliva
  • Un chorrito de vino blanco

PREPARACIÓN

Poner a cocer la pasta como lo hagas habitualmente. Yo la hago en abundante agua con un chorrito de aceite de oliva (para que la pasta quede suelta) y 1/2 o 1 pastillita de caldo de pollo concentrado (Avecrem), dependiendo de la cantidad de agua. Como le echo el Avecrem, no hace falta ponerle sal.

Mientras se hace la pasta, poner en una sartén (en la que luego nos quepa toda la pasta cocida) un chorrito de aceite de oliva. Añadir las setas y las gambas sin descongelar. Ponerlo a fuego medio y añadir sal, pimienta y ajo en polvo al gusto (cuidado con la sal, porque luego le vamos a poner el jamón, y si nos pasamos quedará muy salado). Las setas y las gambas empezarán a soltar agua mientras se descongelan. Remover hasta que se evapore (para entonces, las setas y las gambas ya estarán casi cocinadas) y añadir un chorrito de vino blanco y unos taquitos de jamón. Seguir cocinando a fuego medio, hasta que el alcohol del vino se haya evaporado y se forme una salsita. Si queda muy seco, añadir un poquito de agua. Cuando esté listo, retiramos del fuego.

Cuando la pasta esté cocida a nuestro gusto, la escurrimos bien y la echamos en la sartén donde ya tenemos lista la salsa. Lo ponemos a fuego fuerte y rehogamos un poco, para mezclarlo todo bien y que la pasta coja el sabor de los ingredientes y... ¡listo! ¡Ya está la comida hecha!

(Por cierto, no os aconsejo que le pongáis queso rallado por encima, no le pega mucho... Lo digo por experiencia...)

Patatas con carne

Estrenamos hoy la nueva página con una receta muy apropiada para el frío que está haciendo: un guiso de patatas con carne. Por supuesto, al ser éste un plato de los llamados "tradicionales", en cada casa se hará de una manera distinta. Pero yo, pidiendo humildemente perdón a todas las abuelas, os voy a contar cómo lo hago. Este plato, además de estar muy rico, se prepara en poco tiempo... ¿qué más podemos pedir?

La lista de ingredientes vale para 3 o 4 raciones. Yo lo preparo con carne de cerdo, pero también se puede hacer con ternera.

INGREDIENTES 

1/2 kg de carne de cerdo para guisar
1 kg de patatas
1 zanahoria grande
1 tomate grande
Cebolla
1 pastilla de caldo de pollo concentrado (Avecrem)
Sal y pimienta
1 hoja de laurel
Aceite de oliva

PREPARACIÓN

Pelar, lavar y cortar las patatas en dados de tamaño mediano (cuanto más grandes sean, más tardarán en hacerse...). Reservar en un recipiente totalmente cubiertas con agua, para que no se pongan negras.
Pelar, lavar y cortar la zanahoria en trozos pequeños.
Lavar y pelar el tomate. Triturarlo con la batidora, junto con un trozo de cebolla (el tamaño es al gusto).
La carne ha de estar cortada en trozos medianos. Lo más cómodo es pedir que nos la preparen así en la carnicería. De este modo, lo único que tenemos que hacer es cortar con una tijera los trozos de grasa y retirarlos.
En una olla de tamaño apropiado para que nos quepan todos los ingredientes, dorar la carne (que previamente hemos salpimentado) con un chorrito de aceite de oliva. El fuego, fuerte. Retirar.
En el mismo aceite (si se ha consumido mucho, añadir un poquito más), a fuego medio, vertemos la mezcla triturada de tomate y cebolla. Desmenuzamos encima la pastilla de Avecrem y dejamos hacer, sin dejar de remover, hasta que se consuma el líquido.
Incorporar la zanahoria y la carne y remover bien para que cojan el sabor.
Escurrir las patatas y añadirlas. Poner también la hoja de laurel. Añadir agua hasta que casi tape los ingredientes (pero sin llegar a cubrirlos) y poner el fuego fuerte. Cuando alcance el punto de ebullición, bajar a fuego medio y dejar hacer hasta que las patatas estén blanditas (entre 20 y 30 minutos). Hay que ir removiendo de vez en cuando.
Si fuera necesario, añadir más sal, aunque a mí no me hace falta.