Estamos de estreno: ¡por fin botones sociales!

Después de varios días intentándolo, ¡por fin tenemos botones sociales!

Por supuesto, aún estoy trabajando en ello. Estos botones los hice en un momento con el Photoshop, y no pretendo que sean los definitivos. Pero, por lo menos, son funcionales. Además, pretendo aumentar la botonera.

Las instrucciones para insertarlos se las debo a Carmen, La Gallina Pintadita, que lo explica muy bien aquí. ¡Gracias Carmen!

Cupcakes de caramelo y chocolate blanco



Pinchando en los enlaces, podéis ver las recetas para preparar las magdalenas y el glaseado.

INGREDIENTES

PREPARACIÓN


Antes de decorarlas, las magdalenas tienen que estar frías, porque si no derriten el glaseado.

Rellenar las magdalenas con el caramelo. Yo lo hago de esta forma (pincha aquí).

Poner el glaseado en la manga pastelera. La boquilla dependerá de la decoración que queráis hacerle. En las fotos podéis ver que he usado una boquilla ancha con forma de estrella.

He aplicado el glaseado haciendo una espiral desde el centro hacia afuera.



La decoración son unas rosas de pasta de azúcar (o fondant). Ya más adelante os contaré cómo trabajar la pasta de azúcar, pero ya os voy adelantando que hacer cositas sencillas es muy muy fácil, y los resultados muy vistosos.

           

Glaseado de chocolate blanco



Podéis usar este glaseado para rellenar y decorar vuestras tartas y cupcakes... ¡o comerlo a cucharadas! Es muy fácil de hacer y está demasiado bueno.

Estos glaseados a base de mantequilla también se conocen como buttercream, icing o topping. Yo, personalmente, prefiero la palabra en español, pero que sepáis que si los veis en algún sitio con ese nombre, en realidad es lo mismo. De hecho, para facilitaros las cosas, en los índices de recetas los pondré con todos esos nombres, vinculándolos todos a la misma receta.

Con esta cantidad de ingredientes, a mí me dio para decorar 18 cupcakes.

INGREDIENTES

  • 250 gr de azúcar glas

  • 250 gr de mantequilla sin sal

  • 100 gr de chocolate blanco

  • 1 cucharada de postre de aroma de vainilla

PREPARACIÓN


La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente: sácala de la nevera un buen rato antes.

Derretir el chocolate blanco en el microondas o al baño maría y dejar enfriar. No podemos usarlo en caliente, porque estropeará la mezcla. Para usarlo tiene que estar a temperatura ambiente y no hace falta que esté líquido del todo, con que esté pastoso nos viene bien.

Batir, con la batidora, la mantequilla y el azúcar glas, hasta obtener una pasta homogénea. Después, añade el chocolate y la vainilla. Vuelve a batir, hasta que esté todo bien mezclado.

Si quieres teñirlo de algún color, añádelo ahora, poco a poco, y bate bien hasta obtener el tono que quieras.

Tiene que quedar con una textura consistente, para que mantenga la forma de la boquilla de la manga pastelera cuando la usemos para decorar.

Es posible que os pase como a mí, que la batidora al funcionar me calienta la mezcla y se queda demasiado ligera, con lo que no puedo trabajarla luego en la manga pastelera. Si es así, no pasa nada. Se mete unos 10 o 15 minutos en la nevera y se queda perfecta.

Espero que os guste tanto como a nosotros.

Si os ha gustado esta receta, recordad que podéis compartirla muy fácilmente en vuestras redes sociales favoritas, con los botoncitos que hay aquí debajo.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Magdalenas de vainilla


Estas magdalenas se hacen tomando como base la receta del bizcocho de yogur, pero añadiéndo a la mezcla 1 y 1/2 cucharadas de postre de aroma de vainilla. Yo he usado éste:


Precalentar el horno. La temperatura dependerá de si vamos a hacer magdalenas solas o son para hacer cupcakes:

- Magdalenas: 180 grados (170 si el horno tiene ventilador).

- Cupcakes: 170 grados (160 si el horno tiene ventilador). Tardan más en hacerse, pero quedan más planitas, lo que es mejor para luego decorarlas.

Repartir esta mezcla en los papelitos para magdalenas (con los del Mercadona, a mí me salen 20). Llenarlos hasta la mitad, que luego sube mucho y se puede derramar (quedando muy feo).


Hornear unos 20 minutos, hasta que al pinchar el centro te salga limpio. Pero no abrir el horno antes de 15 minutos, porque se estropea. Si ves que la superficie se pone muy oscura pero aún no está hecho, bajar un poco la temperatura.

Cuando estén frías, las puedes adornar. Puedes hacer variedad: unas cuantas sólo con azúcar, otras con azúcar y nueces, otras con cobertura de chocolate, otras con un glaseado,… También puedes hacer magdalenas rellenas o usarlas como base para unos cupcakes.

Galletas de mantequilla



Otra receta de galletas. Aquí no tomaremos como base la masa de las cookies, sino que es una receta completamente distinta. Son muy fáciles de hacer y están buenísimas. Las podemos comer solas, untadas con Nocilla (jejeje...) o usarlas como base para hacer galletas decoradas, ya que nos proporcionan una base firme. Quedan crujientes y no resultan duras.

INGREDIENTES

  • 125 gr de mantequilla

  • 125 gr de azúcar

  • 1 cucharada de postre de azúcar vainillado

  • 1 huevo

  • 250 gr de harina

PREPARACIÓN


Batir la mantequilla con los dos tipos de azúcar. Añadir el huevo y volver a batir.

Ahora añadimos a la mezcla la mitad de la harina y batimos otra vez. Después, añadimos el resto de la harina, pero ya lo mezclaremos con ayuda de una cuchara primero y amasando con las manos después, hasta obtener una masa homogénea.



Envolver con film transparente y meter en la nevera una media hora (para que se endurezca la mantequilla y sea más fácil trabajar con la masa).

Precalentar el horno a 180 grados.

Estirar la masa con un rodillo en una superficie enharinada y cuando tenga el grosor deseado cortar con ayuda de un cortapastas. Si no tenéis ninguno a mano, podéis usar un vaso. También podemos hacer bolitas con la mano y aplastarlas en la placa del horno, sobre el papel, como ya hemos hecho otras veces. Pero yo encuentro que éstas quedan mejor cortadas.



La operación más delicada es levantar las galletas sin que se deformen. Yo me ayudo de un cuchillo sin filo y voy con mucho cuidado. Es más fácil si quitáis primero los bordes sobrantes.



Por cierto, los bordes se vuelven a amasar y a estirar, que de ahí salen más galletas. ¡Aquí no se tira nada!

Colocar las galletas en una bandeja de horno preparada con un papel de horno. Hornear unos 10 minutos, hasta que queden doradas.

Si las vais a decorar, primero hay que dejarlas enfriar.

Os pongo aquí una foto de cómo quedan decoradas con glasa real, pero no os riáis mucho: sé que están regular, pero son las primeras que hago... Cuando depure un pelín la técnica, os explicaré cómo se hacen.

Patatas asadas al microondas



Ésta es una forma rápida, limpia y sana de cocinar las patatas. Como el microondas las cocina en su propio jugo, quedan mucho más sabrosas que simplemente hervidas. En la foto se ven servidas sólo con un chorrito de aceite de oliva y sal, pero les vendrá bien vuestra salsa favorita, como la salsa de queso azul o roquefort.

Estas patatas al microondas pueden solucionaros la cena un día que no sepáis qué hacer, o que no tengáis ganas de meteros mucho en cocina, pero que no se os apetezca comer de precocinados. Esta receta está incluida en el recopilatorio 20 CENAS MUY FÁCILES de este mismo blog. Echadle un vistazo, que seguro que encontráis ideas interesantes.

Os dejo por aquí también el enlace a la receta de las patatas asadas en horno convencional, por si preferís prepararlas así.

Y ya, sin más, vamos a preparar las patatas asadas al microondas.

PREPARACIÓN


Cocinaremos la patata con su piel, así que lo primero es lavarla muy bien y secarla.

Después, haremos agujeros pinchando por toda la patata con un tenedor. Este paso es muy importante, porque si no lo hacemos la patata explotará dentro del microondas (y nos tocará limpiarlo).




Usaremos el mismo método para cocinar una o varias patatas. De hecho, podemos hacer a la vez tantas patatas como quepan en un plato de tamaño adecuado a nuestro microondas.

Poner las patatas en un plato e introducir sin tapar, en el microondas. El tiempo dependerá del tamaño de las patatas, de la cantidad y de la potencia del microondas. Para que os hagáis una idea, para una patata mediana como la de la foto, a 650W (la potencia máxima de mi microondas), tarda entre 5 y 7 minutos. Si hay más patatas, tardará más.

Sabremos que las patatas están hechas cuando las podamos atravesar completamente con facilidad (porque están tiernas por dentro):


Es mejor ir dándole tiempo poco a poco, sobre todo al principio, hasta que sepamos más o menos lo que tarda en nuestro horno. Si aún están crudas, no hay problema: se ponen un ratito más y ya está. Pero si nos pasamos de tiempo quedan muy secas.

Del mismo modo, si hay varias patatas de distintos tamaños, tendremos que sacar del microondas antes las más pequeñas y darles algo más de tiempo a las mayores, para que todas queden bien hechas.

Una vez cocinadas, cortar en rodajas. ¡Cuidado, que queman mucho! Podéis pelarlas, pero con piel están muy ricas.

Las podéis servir con aceite y sal o con alguna salsa. A mí me encantan con la una salsa de queso azul o roquefort.

Estas patatas son un acompañamiento ideal para una carne o un pescado a la plancha, como en la siguiente foto:



Bueno, pues yo me despido ya por hoy. Espero que os guste tanto como a nosotros y que las hagáis con frecuencia, ya que es una forma rápida y sana de comer patatas.

Si os ha gustado esta receta, recordad que podéis compartirla muy fácilmente en vuestras redes sociales favoritas, con los botoncitos que hay aquí debajo.

Besitos y... ¡hasta el próximo post!

Cupcakes de plátano y miel



¿Os acordáis de los cupcakes de naranja y chocolate? ¿Verdad que eran fáciles? Pues estos también lo son, y la combinación de sabores es realmente deliciosa.

Pinchando en los enlaces, podéis ver las recetas para preparar las magdalenas y el glaseado.

INGREDIENTES


PREPARACIÓN


Antes de decorarlas, las magdalenas tienen que estar frías, porque si no derriten el glaseado.

Poner el glaseado en la manga pastelera. La boquilla dependerá de la decoración que queráis hacerle. En las fotos podéis ver que he usado una boquilla ancha con forma de estrella.

He aplicado el glaseado haciendo una espiral desde el centro hacia afuera.



La decoración son unas mariposas de pasta de azúcar (o fondant) rosa. Ya más adelante os contaré cómo trabajar la pasta de azúcar, pero ya os voy adelantando que hacer cositas sencillas es muy muy fácil, y los resultados muy vistosos.

                 

Glaseado de miel

Podéis usar este glaseado para rellenar y decorar vuestras tartas y cupcakes... ¡o comerlo a cucharadas! Es muy fácil de hacer y está demasiado bueno.

Estos glaseados a base de mantequilla también se conocen como buttercream, icing o topping. Yo, personalmente, prefiero la palabra en español, pero que sepáis que si los veis en algún sitio con ese nombre, en realidad es lo mismo. De hecho, para facilitaros las cosas, en los índices de recetas los pondré con todos esos nombres, vinculándolos todos a la misma receta.

Las cantidades de ingredientes son para decorar 12 cupcakes.

INGREDIENTES

  • 150 gr de azúcar glas

  • 150 gr de mantequilla sin sal

  • 2 cucharadas soperas colmadas miel

PREPARACIÓN


La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente: sácala de la nevera un buen rato antes.

Es muy importante que la miel no esté muy líquida. Es mejor usar una miel buenecita, que lleve menor cantidad de agua y tienda a solidificarse. Si lo necesitas, puedes meterla en la nevera un rato antes, para lograr la textura adecuada. Si es una miel de las que no se solidifican, aunque sean muy cómodas, no nos va a servir para hacer un glaseado, porque licuará demasiado la mezcla y no le podremos dar forma con la manga pastelera.

Batir, con la batidora, la mantequilla y el azúcar glas, hasta obtener una pasta homogénea. Después, añade la miel y vuelve a batir, hasta que esté todo bien mezclado.

A mí no me gustó mucho el color que tenía el glaseado, así que le eché unas gotitas de colorante líquido amarillo, hasta que obtuve el tono que quería.

Tiene que quedar con una textura consistente, para que mantenga la forma de la boquilla de la manga pastelera cuando la usemos para decorar.

Es posible que os pase como a mí, que la batidora al funcionar me calienta la mezcla y se queda demasiado ligera, con lo que no puedo trabajarla luego en la manga pastelera. Si es así, no pasa nada. Se mete unos 10 o 15 minutos en la nevera y se queda perfecta.

Magdalenas de plátano

Estas magdalenas se hacen tomando como base la receta del bizcocho de yogur, pero añadiendo un plátano grande (o 1 y medio si son medianos) a la masa. El plátano tiene que estar bien maduro. Batirlo todo muy bien con la batidora.


Precalentar el horno. La temperatura dependerá de si vamos a hacer magdalenas solas o son para hacer cupcakes:

- Magdalenas: 180 grados (170 si el horno tiene ventilador).

- Cupcakes: 170 grados (160 si el horno tiene ventilador). Tardan más en hacerse, pero quedan más planitas, lo que es mejor para luego decorarlas.

Repartir esta mezcla en los papelitos para magdalenas (con los del Mercadona, a mí me salen 20). Llenarlos hasta la mitad, que luego sube mucho y se puede derramar (quedando muy feo).


Hornear unos 20 minutos, hasta que al pinchar el centro te salga limpio. Pero no abrir el horno antes de 15 minutos, porque se estropea. Si ves que la superficie se pone muy oscura pero aún no está hecho, bajar un poco la temperatura.

Con estas magdalenas de plátano hay que tener en cuenta una cosa: la masa nos va a quedar distinta que la normal del bizcocho de yogur, al haberle añadido el plátano a la mezcla. Cuando salgan del horno, parecerán iguales que otras magdalenas (como, por ejemplo, las magdalenas de naranja), pero al poco se desinflarán bastante. ¡No os asustéis! Si habíamos comprobado que estaban bien cocidas (pinchando en el centro) NO se van a hundir del todo. Lo que pasa es que, por el plátano, la masa se queda más compacta. Y luego tendrá una textura más mantecosa.

Cuando estén frías, las puedes adornar. Puedes hacer variedad: unas cuantas sólo con azúcar, otras con azúcar y nueces, otras con cobertura de chocolate, otras con un glaseado,… También puedes usarlas como base para unos cupcakes.

Cupcakes de naranja y chocolate



Si os gusta esta combinación de sabores, os van a encantar. ¡Y más cuando veáis que la complicación es mínima!

Pinchando en los enlaces, podéis ver las recetas para preparar las magdalenas y el glaseado.

INGREDIENTES




PREPARACIÓN


Antes de decorarlas, las magdalenas tienen que estar frías, porque si no derriten el glaseado.

Rellenar las magdalenas con la mermelada, como ya os expliqué en otra ocasión (ver explicación).

Poner el glaseado en la manga pastelera. La boquilla dependerá de la decoración que queráis hacerle. En las fotos podéis ver que he usado una boquilla ancha con forma de estrella.

He aplicado el glaseado haciendo una espiral desde el centro hacia afuera.



Como decoración, le he puesto una pastilla de chocolate negro.

                    

Glaseado de crema de cacao

Podéis usar este glaseado para rellenar y decorar vuestras tartas y cupcakes... ¡o comerlo a cucharadas! Es muy fácil de hacer y está demasiado bueno.

Estos glaseados a base de mantequilla también se conocen como buttercream, icing o topping. Yo, personalmente, prefiero la palabra en español, pero que sepáis que si los veis en algún sitio con ese nombre, en realidad es lo mismo. De hecho, para facilitaros las cosas, en los índices de recetas los pondré con todos esos nombres, vinculándolos todos a la misma receta.

Las cantidades de ingredientes son para decorar 12 cupcakes.

INGREDIENTES

  • 150 gr de azúcar glas

  • 150 gr de mantequilla sin sal

  • 3 cucharadas soperas colmadas de crema de cacao (Nocilla, Nutella o similar)

PREPARACIÓN


La mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente: sácala de la nevera un buen rato antes.

Batir, con la batidora, la mantequilla y el azúcar glas, hasta obtener una pasta homogénea. Después, añade la crema de cacao y vuelve a batir, hasta que esté todo bien mezclado.

Tiene que quedar con una textura consistente, para que mantenga la forma de la boquilla de la manga pastelera cuando la usemos para decorar.

Es posible que os pase como a mí, que la batidora al funcionar me calienta la mezcla y se queda demasiado ligera, con lo que no puedo trabajarla luego en la manga pastelera. Si es así, no pasa nada. Se mete unos 10 o 15 minutos en la nevera y se queda perfecta.

Magdalenas de naranja

Estas magdalenas se hacen tomando como base la receta del bizcocho de yogur.

Una vez mezclados todos los ingredientes con la batidora, añadir la ralladura de dos naranjas y mezclar muy bien con una cuchara.



Precalentar el horno. La temperatura dependerá de si vamos a hacer magdalenas solas o son para hacer cupcakes:

- Magdalenas: 180 grados (170 si el horno tiene ventilador).

- Cupcakes: 170 grados (160 si el horno tiene ventilador). Tardan más en hacerse, pero quedan más planitas, lo que es mejor para luego decorarlas.

Repartir esta mezcla en los papelitos para magdalenas (con los del Mercadona, a mí me salen 20). Llenarlos hasta la mitad, que luego sube mucho y se puede derramar (quedando muy feo).



Hornear unos 20 minutos, hasta que al pinchar el centro te salga limpio. Pero no abrir el horno antes de 15 minutos, porque se estropea. Si ves que la superficie se pone muy oscura pero aún no está hecho, bajar un poco la temperatura.

Cuando estén frías, las puedes adornar. Puedes hacer variedad: unas cuantas sólo con azúcar, otras con azúcar y nueces, otras con cobertura de chocolate, otras con un glaseado,… También puedes hacer magdalenas rellenas o usarlas como base para unos cupcakes.