Paté



¿Qué puedo decir de esta receta? Es muy fácil, se hace en poco tiempo y cunde bastante. Y, además, está buenísimo. Lo puedes preparar para fardar con las visitas, para apañar una cena de picoteo o para la merienda de los niños (tiene muchísima menos grasa y más alimento que los industriales).

Y si lo servís con un pan de soda casero recién hecho, calentito y crujiente... ¡triunfáis seguro!




 

INGREDIENTES

    • 1 kg de higaditos de pollo 
    • 200 ml de nata líquida 
    • 2 cucharadas soperas de mantequilla 
    • 1 copita de brandy 
    • Cebolla 
    • Sal y pimienta


      PREPARACIÓN


      Lavar y trocear los higaditos. Retirar los corazones y toda la grasa que podamos. Vamos a usar sólo los hígados (los corazones podemos reservarlos, por ejemplo, para un arroz, se pueden congelar).

      Trocear la cebolla: la cantidad es al gusto.

      En una sartén, pochar la cebolla con la mantequilla. Añadir los higaditos, salpimentar y dorar a fuego fuerte.

      Bajar a fuego medio y añadir el brandy. Cocinar unos 15 minutos, hasta que los higaditos estén bien hechos. Añadir la nata y mezclar bien con el jugo que han soltado los higaditos. Cuando hierva, retirar del fuego.



      Pasarlo a un recipiente adecuado y triturar bien con la batidora, hasta obtener una pasta fina, sin trocitos ni grumos. 

      Verter en una fuente y dejar enfriar a temperatura ambiente. Después, meterlo en la nevera y dejar que se enfríe. Aunque te parezca que está muy líquido, no te preocupes: si has respetado las proporciones, cuando se enfría se vuelve más denso, con la textura propia de un paté.

      Y cuando esté frío... ¡a comer! Espero que os guste tanto como a nosotros.

      Tarta de queso MUY fácil



      Ésta es una tarta de queso que no necesita horno, así que es muy fresquita tanto para comer como de hacer (¡no hay que pasar calor en la cocina!).

      INGREDIENTES

      • 300 gr de queso para untar natural
      • 400 ml de nata líquida
      • 100 gr de galletas
      • 60 gr de mantequilla
      • 3 láminas de gelatina neutra
      • 40 gr de azúcar
      • Mermelada (yo uso de fresa)


      PREPARACIÓN


      Forrar un molde bajo para tartas con film transparente (para que resulte más fácil de desmoldar).


      Pon la mantequilla en un bol y derrítela al microondas. Pica las galletas y mézclala bien con la mantequilla.

      Reparte esta mezcla de manera uniforme en el fondo del molde forrado, apretando con los dedos para compactar.

      Meter en la nevera y reservar.

      Poner las hojas de gelatina en un recipiente y cubrir con agua fría para que se ablanden (si el agua es caliente se derriten y ya no te sirven).

      Poner el queso con la nata y el azúcar en un cazo a fuego medio. Mezclar muy bien y llevar a ebullición.



      Retirar del fuego y añadir la gelatina ya hidratada. Remover bien para que se mezcle.

      Verter en el molde, que ya tenemos preparado con la base de galleta.

      Dejar enfriar unas cuatro horas en la nevera.

      Para desmoldar, primero tirar del film, sacarlo todo del molde y colocarlo en un plato. Luego, con cuidado, retirar el film por abajo.


      Adornar con mermelada y, si se desea, ponerle frutos del bosque por encima. Después, volver a meterla un rato en la nevera, para que la mermelada termine de cuajar. Servir muy fresquita.

      Cogollos con salmorejo



      Una ensalada fresquita y original para el verano. Es una forma de aprovechar ese poco de salmorejo que sobró de ayer y no da ni para un plato...

      Por supuesto, lo podéis preparar con salmorejo de bote, pero yo os animo a que preparéis el salmorejo en casa, porque es muy fácil de hacer y está increíble. Os dejo aquí el enlace con la receta para preparar un delicioso salmorejo casero.

      Las cantidades de los ingredientes dependerán del número de comensales. Así, a ojo, calcula un cogollo y medio huevo duro por persona.

      INGREDIENTES

        • Salmorejo
        • Corazones de cogollos
        • Huevo duro picado
        • Taquitos de jamón
        • Aceite de oliva


        PREPARACIÓN


        Lavar bien los cogollos y cortarlos en 4 trozos. Disponerlos de forma más o menos "artística" en una fuente.




        Echar el salmorejo por encima de los cogollos, pero sin ahogarlos. Añadir un chorrito de aceite de oliva. Por último, repartir el huevo duro picado y los taquitos de jamón.

        ¡Y listo! Se sirve bien frío.

        Galletas de chocolate (cookies)



        Sí, vale, ya sé que es más fácil comprarlas hechas, pero... ¡Tenéis que probarlas!

        INGREDIENTES


        PREPARACIÓN


        Precalentar el horno a 150 grados. Preparar dos bandejas de horno con papel para horno.

        Las cantidades son a ojo, según te guste con más o menos chocolate. Mezcla bien los chips de chocolate con la masa para galletas, que tendremos ya preparada.

        Hacer bolitas con la masa y aplastarlas sobre el papel, dándole forma redondeada con los dedos. Han de quedar lo más finas posible, para que no resulten muy duras.



                             

        Hornear unos 15 minutos más o menos (hasta que adquieran el color deseado), a media altura. Mientras se va horneando una tanda, puedes ir preparando la siguiente en la otra bandeja.

        Salen del horno un poco blandurrias, pero no te asustes, porque cuando se enfríen se endurecerán y quedarán crujientes.

        Galletas: masa base



        Esta masa de galletas la podemos usar tal cual o tomarla como base para hacer varios tipos de galletas: galletas de chocolate (cookies), galletas de frutas secas,...


        INGREDIENTES



        • 400 gr de harina
        • 200 gr de azúcar
        • 125 gr de mantequilla
        • 1 huevo
        • 2 cucharadas soperas de leche
        • 2 cucharadas soperas de azúcar vainillado
        • 1 y 1/2 cucharadas de postre de bicarbonato
        • 1/2 cucharada de postre de levadura
        • 1 pizca de sal



        PREPARACIÓN


        Poner en un bol grande el huevo, la leche, la sal y los dos tipos de azúcar. Mezclar bien con un tenedor.

        Derretir la mantequilla en el microondas (unos 2 minutos a media potencia).

        Incorporar a la mezcla la mantequilla derretida y el resto de los ingredientes. Trabajar con las manos hasta que quede una mezcla homogénea. Se obtiene una pasta seca y quebradiza.

        Ahora podemos incorporar otros ingredientes (chocolate, frutos secos, etc), o hacer las galletas simples. Salen bastantes, así que las puedes hacer variadas.

        Precalentar el horno a 150 grados. Preparar dos bandejas de horno con papel para horno.

        Hacer bolitas con la masa y aplastarlas sobre el papel, dándole forma con los dedos. Han de quedar lo más finas posible.

        Hornear unos 15 minutos más o menos (hasta que adquieran el color deseado), a media altura. Mientras se va horneando una tanda, puedes ir preparando la siguiente.

        Salen del horno un poco blandurrias, pero no te asustes, porque cuando se enfríen se endurecerán y quedarán crujientes.

        Glaseado básico

        Este glaseado nos puede servir para adornar pasteles, magdalenas...

        INGREDIENTES


        • 75 gramos de mantequilla reblandecida a temperatura ambiente
        • 2 cucharadas soperas de leche
        • 25 gramos de azúcar vainillado
        • 200 gramos de azúcar glas tamizado
        • Colorante alimentario (opcional)


        PREPARACIÓN


        Batir bien los ingredientes hasta que tenga una textura cremosa y homogénea. Si se usa colorante, añadirlo gota a gota, para obtener la tonalidad deseada.

        Extender sobre el postre ya frío con un cuchillo. Si queremos un resultado profesional, usar una manga pastelera.

        Decorar con frutas, anises, etc. (en el mercado hay una gran variedad de adornos comestibles para dulces).

        Cobertura de chocolate básica

        Si cubres un postre simplemente derritiendo chocolate de cobertura, cuando se enfría queda demasiado duro y se agrieta al cortarlo, lo que afeará el resultado.

        Lo mejor es mezclarlo con mantequilla sin sal y leche. Las proporciones son: para 100 gramos de chocolate de cobertura, entre 25 y 50 gramos de mantequilla (depende de lo cremoso que lo queramos) y 2 o 3 cucharadas de leche. Se pone todo troceado en un cuenco y se derrite en el microondas a temperatura mínima, controlando cada minuto o 30 segundos, porque se quema enseguida. Mezclar hasta obtener una pasta homogénea y extender con ayuda de un cuchillo. Adornar con frutos secos, anises, etc (en el mercado hay una gran variedad de elementos comestibles para adornar postres) y dejar enfriar para que se solidifique.

        Postre de aniversario


        Esta monería es un ejemplo de lo versátil que es el bizcocho de limón.

        Una vez hecha la mezcla, se vierte en los moldes en forma de corazón engrasados. Como lo más seguro es que sobre, con el resto se pueden hacer magdalenas.

        Hornear en el horno precalentado a 180 grados, igual que el bizcocho o las magdalenas.

        Cuando se enfríen, se desmoldan y se abren con cuidado por la mitad con un cuchillo afilado de hoja larga.

        Extender mermelada (yo he usado de albaricoque) sobre las mitades inferiores y volver a colocar las superiores en su sitio.

        Cubrir con la cobertura de chocolate y adornar con almendras picadas.

        Pollo tikka masala

        Éste es el plato más típico que podemos pedir en un restaurante hindú, pero también podemos prepararlo en casa sin rompernos mucho la cabeza. Como es más bien picante, queda muy bien acompañado con arroz al curry. Si lo queremos menos picante, simplemente reducimos la cantidad de especias.

        Como veréis, la única dificultad del plato es tener todas las especias. Pero se encuentran fácilmente en cualquier supermercado (yo las he comprado en Mercadona) y ya las tenéis para otras cosas.

        Las cantidades son para dos personas.

        INGREDIENTES


        1/4 de pechuga de pollo en trozos

        Para marinar la carne:
        • 1 cucharada de postre de curry
        • 1/2 cucharada de postre de ajo en polvo
        • 1 cucharada de postre de jengibre molido
        • 2 cucharadas de postre de yogur natural sin azúcar
        Para la salsa:
        • Aceite de oliva
        • Cebolla rallada (cantidad al gusto)
        • 2 tomates grandes
        • Ajo en polvo (cantidad al gusto)
        • 1 cucharada de postre de jengibre molido
        • 1 cucharada de postre de comino molido
        • 1 cucharada de postre de curry
        • 2 cucharadas de postre de azúcar
        • 3 cucharadas soperas de agua
        • 1 pizca de sal

        PREPARACIÓN


        Mezclar los ingredientes para marinar la carne en un bol. Añadir la carne cortada en trozos, mezclar bien y reservar.

        En una sartén, pochar la cebolla rallada. Añadir el tomate pelado y cortado en trocitos, el ajo y el jengibre. Rehogar hasta que se haya consumido el jugo (a fuego medio). Bajar el fuego y añadir el comino, el curry, la sal, el azúcar y el agua. Cocer hasta que la salsa quede ligada y espesa (unos 3 minutos). Retirar del fuego y reservar.

        En otra sartén, dorar el pollo que teníamos marinando a fuego lento (para que no se  pegue). Cuando el pollo esté dorado, añadirle la salsa y mezclar bien. Cuando empiece a hervir, apagar el fuego y servir.

        Caldo de pollo



        Hay muchas recetas que tienen como ingrediente el caldo de pollo. En un mundo ideal y fantástico, en el que tuviéramos todo el tiempo y todas las ganas del mundo para cocinar, el caldo habría que hacerlo casero. Pero no nos engañemos, esto lo vamos a hacer pocas veces.

        Lo más rápido es usar un caldo de los que vienen ya preparados en caja. Pero hay que tenerlo comprado, cosa que no siempre ocurre.

        Por eso, yo prefiero usar las pastillas de Avecrem (y además de esta marca). Es uno de los ingredientes-comodín que hay que tener siempre en casa, como la sal y el aceite. Para preparar 1/2 litro de caldo, sólo necesitamos esa cantidad de agua y una pastilla. Dejamos hervir unos minutos, hasta que se disuelva totalmente y... ¡listo!

        Si sólo necesitamos 250 ml de caldo, podemos usar media pastilla y guardar la otra media (bien envuelta) para otra ocasión.

        Arroz al curry

        Ésta es una forma distinta de preparar el arroz. Si no te pasas con el curry, el sabor es suave.

        Este arroz se usa en la India para acompañar platos picantes, aunque podemos usarlo también, por ejemplo, para acompañar una carne a la plancha o lo que se te ocurra.

        Las cantidades que pongo son para dos personas.

        INGREDIENTES


        • 160 gramos de arroz redondo
        • 200 ml de caldo de pollo
        • 1 cucharada de postre de mantequilla
        • 1/4 de cucharada de postre de curry en polvo
        • 1 pizca de sal

        PREPARACIÓN


        Poner el arroz en un colador y lavarlo debajo del grifo. Poner el colador con el arroz sobre un recipiente y llenarlo de agua, de manera que el arroz quede sumergido. Dejarlo reposar 20 minutos. Esto lo hacemos para eliminar el almidón del arroz y que quede suelto. Después, escurrirlo muy bien.

        En una cazuela de tamaño adecuado, derretir la mantequilla al fuego. Añadir el arroz, la sal y el curry. Mezclar a fuego lento.

        Incorporar el caldo a llevar a ebullición a fuego medio-fuerte. Bajar a fuego lento y tapar. Dejar cocer el arroz unos 12 minutos. Si se queda muy seco y el arroz sigue duro, podemos añadir agua, pero poco a poco, para no pasarnos.

        Cuando el arroz esté hecho, retirar del fuego y dejar reposar 5 minutos con la tapa puesta.

        Remover bien antes de servir.

        Pochar


        Pochar es cocinar una verdura a fuego lento para que vaya soltando agua y se vaya haciendo en su propio jugo, hasta que éste se haya consumido. Las verduras así preparadas quedan blanditas y sirven de base para preparar otros platos.

        Así, por ejemplo, la cebolla pochada nos sirve de base para guisos, sofritos,...

        La patata para hacer tortilla de patatas es mejor pocharla que freírla,...

        Para pochar una verdura, preparamos un recipiente con un chorrito de aceite de oliva (poco, lo justo para que no se pegue) y añadimos la verdura en cuestión ya cortada. Como ya he dicho, se hace a fuego lento.

        Dorar la carne



        A lo que siempre se ha llamado "dorar la carne" es lo que hoy en día los cocineros de la tele llaman "marcarla".

        Es un proceso muy simple, que consiste en cocinar sólo la parte de fuera de la carne a fuego vivo, dejando cruda la parte interior, para sellarla y que los jugos no se escapen. De este modo, cuando después cocinemos la carne, ésta quedará más tierna.

        Es importante hacer este proceso con poco aceite, lo justo para que no se pegue.

        Y un truco: la carne quedará más sabrosa si le ponemos un poco de sal en crudo, antes de dorarla. Luego salaremos el resto de la receta teniendo en cuenta que ya hemos puesto sal a la carne.

        Carne a la canela

        Esta receta se puede preparar tanto con cerdo como con ternera, ya depende del gusto de cada uno. Las cantidades son para 2 o 3 raciones.

        INGREDIENTES


        • 1/2 kg de carne para estofado
        • Cebolla rallada
        • 1 rebanada de pan
        • 1/2 cucharada de postre de canela
        • 1 cucharada sopera de miel
        • Sal y pimienta

        PREPARACIÓN


        Freir el pan, escurrir el aceite y machacarlo. Mezclar bien con la miel y la canela. Reservar.

        En una sartén de tamaño adecuado para la cantidad de carne, echar un chorrito de aceite de oliva. Dorar aquí la carne (que tiene que estar cortada en trozos no demasiado grandes), a fuego fuerte, y retirar.

        En la misma sartén, pochar la cebolla (si hace falta, añadimos un poquito más de aceite, pero el mínimo imprescindible para que no se pegue. Incorporar la carne y la mezcla que hicimos con el pan. Añadir un poco de agua para hacer la salsa. Dejar que se cocine a fuego medio-lento hasta que la salsa esté ligada y espesa.

        Magdalenas básicas


        Yo hago las magdalenas usando como base el bizcocho de limón.

        Una vez hecha la mezcla, repartirla en los papelitos para magdalenas (con los del Mercadona, a mí me salen 20). Llenarlos hasta la mitad, que luego sube mucho y se puede derramar (quedando muy feo).


        Puedes espolvorear la superficie con azúcar o colocar nueces y encima el azúcar.

        Hornear unos 30 o 35 minutos (a 170 grados, recuerda precalentar el horno), hasta que al pinchar el centro te salga limpio. Pero no abrir el horno antes de 20 minutos, porque se estropea. Si la superficie se pone muy oscura pero aún no está hecho, bajar un poco la temperatura.

        Cuando estén frías, las puedes adornar. Puedes hacer variedad: unas cuantas sólo con azúcar, otras con azúcar y nueces, otras con cobertura de chocolate, otras con un glaseado,… También puedes hacer magdalenas rellenas o usarlas como base para unos cupcakes.

        Bizcocho de limón

        Esta es la "famosa" receta del bizcocho de yogur, pero yo la hago con yogur de limón, porque así queda más sabroso sin necesidad de liarse a rallar ni exprimir limones.

        Se puede usar esta misma receta como base para hacer magdalenas o cupcakes.

        INGREDIENTES


        • 1 yogur de limón
        • Con la medida del vasito de yogur: 1 de aceite de girasol, 2 de azúcar y 3 de harina.
        • 3 huevos
        • 1 sobre de levadura

        PREPARACIÓN


        Precalentar el horno a 180 grados.

        Poner todos los ingredientes en un bol grande y batir bien con la batidora.

        Verter toda la mezcla en un molde de horno engrasado.

        Se puede espolvorear la superficie con azúcar o colocar nueces y encima el azúcar.

        Hornear unos 30 o 35 minutos, hasta que al pinchar el centro salga limpio. Pero no abrir el horno antes de 20 minutos, porque se estropea. Si la superficie se pone muy oscura pero aún no está hecho, bajar un poco la temperatura.

        Dejar enfriar un poco antes de desmoldar.

        Una vez frío, lo puedes adornar a tu gusto: rellenarlo, ponerle una cobertura de chocolate o glaseado (si le has puesto nueces por encima, no lo cubras).